Estás viendo el contenido archivado del viejo foro de Ojodigital. No podrás iniciar sesión ni crear nuevo contenido o comentarios.

El foro de ojodigital ha migrado a: https://foro.ojodigital.com, con un aspecto mucho más moderno, amigable y adaptado a dispositivos móviles.

¡¡PINCHA AQUÍ PARA ACCEDER AL NUEVO FORO!!

  • Maurazos

    Que les parece esta....-maurazos_01.jpg
    Como muchos de vosotros ya sabeis, me llamo Gabriel y soy madrileño, aunque en esto último no me dejaron elegir (en lo primero tampoco), como decía la canción de Mecano, y quizá por eso mismo llevo ya una década larga tratando de encontrar acomodo en lugares tan diversos como Jerusalén, Malasia, Japón… No es que no me guste Madrid, que me encanta; simplemente siento inquietud por averiguar qué se cuece más allá de las pistas de despegue de Barajas.

    En la actualidad vivo en Varna (Bulgaria) y me dedico a la enseñanza en una instituto de bachillerato bilingüe, donde mis jóvenes alumnos fingen que me soportan en asignaturas como filosofía, lengua española e historia de España. No obstante, tanto mi dedicación profesional, como mi residencia actuales, se caracterizan por la solución de continuidad, ya que mi plaza laboral tiene fecha de caducidad (no es ese “trabajo para toda la vida” con el que tantos trabajadores sueñan) y mi mujer, japonesa de pro, posee el suficiente grado de sensatez, del que yo adolezco, como para no sentirse atraída por el hecho de vivir en un sitio como Bulgaria, donde desde enero hasta marzo, las temperaturas superiores a cero grados centígrados son una aberración de la naturaleza. En fin, el ser humano puede ser sedentario o nómada, y a mí se ve que me ha correspondido lo segundo, así que me siguen inquietando más las carreteras, las estaciones de tren o las salas de espera de los aeropuertos, que los precios de los pisos en mi ciudad natal, o si suben o bajan las hipotecas. Y esa situación en mi forma de vida sí que no parece que vaya a experimentar cambio alguno, al menos a corto plazo. No sabría decir si esto de ser nómada es mejor o peor que ser sedentario. Y es algo de lo que no me siento especialmente orgulloso: es simplemente lo que me ha tocado.

    Que les parece esta....-maurazos_g01.jpg


    Cuéntanos tu afición y comienzo en la fotografía y qué supuso el paso a digital, si es que empezaste en analógico. ¿Qué equipo posees?

    Hasta mediados de los ’90 sólo concebía la fotografía como documento. En aquella época, mientras estaba en la facultad, colaboré en varias campañas arqueológicas, y lógicamente en ese ámbito, la fotografía se entiende como algo científico, como apoyo gráfico que sirve para testificar la evolución de los trabajos en las excavaciones. La cosa cambió en 1996, cuando me desplacé a Jerusalén para dar clases de español. Allí de repente, y sin comerlo ni beberlo, me encontré con una situación y unas realidades muy distintas a las que hasta entonces había visto en el madrileño barrio de San Blas (mi madrastra patria), algunas buenas, otras definitivamente malas, pero en cualquier caso impactantes y diferentes… Y entonces empiezo a entender que tal vez tu cámara sirve para algo más que fotografiar los vestigios materiales de una villa romana.

    Que les parece esta....-maurazos_02.jpg
    Mi paso a la fotografía digital supuso un enorme alivio, fundamentalmente de índole económica. Descubrí que las cámaras digitales eran una especie de inversión a largo plazo: eran considerablemente más caras que las analógicas, pero acababan resultando rentables al comprobar los muchos miles de euros que uno llegaba a ahorrar en revelado de carretes e impresiones de patéticas fotos que en realidad nunca hubieras querido imprimir. De todas formas, fui bastante reticente al principio, porque era demasiado joven e inocente, y me creía a pies juntillas todas aquellas cosas que algunos comentaban a final del siglo pasado sobre la fotografía digital, que decían que no era fotografía de verdad, que no tenía mérito, que no ofrecía la misma calidad que la analógica, etc. En aquella época, también me creía lo del “efecto 2000”, ese que iba a machacar todos los sistemas informáticos del planeta y nos iba a devolver al paleolítico de un plumazo. Pero el 2000 llegó y, así como descubrí que mi ordenador seguía funcionando igual de mal que el 31 de4 diciembre de 1999, y que no había desaparecido las cuatro solitarias pesetas que atesoraba en Cajamadrid, también dejé de creer en aquellas infundadas teoría apocalípticas según las cuales la tecnología digital iba a poner fin al arte de la fotografía.

    ¿Mi equipo? Me muevo con una Konika Minolta Alpha 7 Digital y una Konika Minolta Alpha Sweet Digital. Las lentes básicas que manejo son una Tamron 28-300 y una Minolta 17-35. Tengo otras, pero ahora están en casa de mi mujer, en Japón, fuera de mi alcance… Es que pesan mucho y aquí en Bulgaria tengo poco espacio. También llevo siempre conmigo un trípode y un juego de filtros para incrementar o deformar los colores, algo que cada vez uso menos, porque para alterar los colores ya está Photoshop, pero que sigo transportando de manera impenitente como si fuera algo vital y trascendente: manía personal.

    Que les parece esta....-maurazos_03.jpg
    Describe en una o dos líneas la palabra fotografía. ¿Qué es más, qué es menos… equipo, ojo, técnica?

    Para mí la fotografía es ante todo sentimiento, emoción, estado de ánimo, comunicación. Eso sin minusvalorar lo demás, porque qué duda cabe que tener un buen equipo y dominar los aspectos técnicos nos ayudan a lograr fotos de calidad. Pero si no tenemos nada que contar ni lo sabemos trasmitir a los demás, ¿de qué nos sirve tener un camarón y ser catedrático de fotografía?

    La pregunta del confesionario: ¿editas mucho? Tiempo para el procesado. ¿Crees que hay límites? ¿Una fotografía tiene más o menos valor según el tipo de edición que se le haya realizado?

    No entiendo porqué en el año 2008 esta pregunta aún se considera “de confesionario”. Esto de concebir como pecaminosos los programas de edición y a quienes los usan me parece una versión laica y posmoderna del mito de la virginidad. A estas alturas de película, ¿todavía hay quien se jacta de no usar el Photoshop o se avergüenza de utilizarlo, o resta mérito al trabajo de quienes lo emplean? ¿De verdad la gente se cree que las fotos del National Geographic o de Lonely Planet son publicadas tal cual las recoge la lente del autor? Respondo con la contestación que dí a mi pregunta anterior: para mí la fotografía es ante todo sentimiento y comunicación, y si para lograr trasmitir ese estado de ánimo es necesario un buen post-proceso, pues… ¡adelante! ¿Los límites? Los que cada fotógrafo tiene, como mortal que es. Y sí, soy coherente con lo que pienso: leo menos de lo que debiera, no veo los programas de La 2, y utilizo bastante Photoshop…

    Que les parece esta....-maurazos_04.jpg
    ¿Qué tipo de fotografía es la que más haces? ¿Y la que te gustaría hacer? ¿Cuál es tu reto o tu espina?

    Me siento bastante a gusto haciendo fotografía paisajística y social, quizá porque al final perdura en mí ese sentido documental de la fotografía que adquirí hace ya casi 20 años, cuando fotografiaba yacimientos arqueológicos. Me gusta dejar constancia de las gentes y los lugares que se van cruzando en mi camino, porque ya forman parte de mí y creo que son tan maravillosos e imprescindibles que deben llegar a quienes no tuvieron la suerte de conocerlos en vivo. Me gustaría hacer mas retratos, un género que por timidez no llego a cultivar todo lo que quisiera, porque muchas veces me da muchísimo corte pedirlo a determinadas personas que me dejen hacerles una foto. ¿Una espina? No haber podido disfrutar aún con una sesión de fotografía aérea, porque creo que tomar determinados paisajes desde el aire debe ser toda una gozada.

    ¿Te gustaría vivir de la fotografía?

    Bueno, nunca se puede decir que de esta agua no beberá, pero yo reivindico el amateurismo a capa y espada, porque esa situación nos permite hacer la fotografía que nos da la gana mientras obtenemos el sustento a través de actividades extrafotográficas. Siempre que nos ofrezcan dinero a cambio de nuestro trabajo como fotógrafos, debemos hacernos estas preguntas: ¿A qué precio? ¿Mi fotografía seguirá siendo mi fotografía o me convertiré en un mero operario que capta escenas e intereses ajenos? ¿Merece la pena ganar ese dinero y dejar de hacer lo que mi espíritu necesita y me exige? Hay que pensárselo bien antes de besarle el culo al diablo, no vaya a ser que luego nos arrepintamos. Pero ya digo: si mañana llega un señor de una editorial o del medio que sea y se lía a escribir ante mi rostro ceros a la derecha sobre la superficie de un cheque, igual me tengo que comer estas declaraciones…

    Claro está, hablaba de “alta fotografía”, que luego se podría vivir de los reportajes de bodas, bautizos y comuniones, que por supuesto también son fotografía, de igual modo que lo de McDonald’s es alimentación. Ahora en serio, no se me vaya a enfadar nadie: son géneros que me merecen un grandísimo respeto por la importante función social que cumplen, ya que a todos nos gusta conservar las imágenes de esas ceremonias. Sé de lo que hablo, ya que de niño me creé un trauma porque el fotógrafo se puso a cambiar el carrete justo cuando iba a tomar la sagrada forma en mi primera comunión: me quedé sin foto.
    Que les parece esta....-maurazos_05.jpg
    Háblanos de tu entrada en OD, ¿cómo la recuerdas? ¿Te acuerdas de tu primera foto en los foros? ¿Qué ha supuesto OD en tu aprendizaje y afición a la fotografía?

    Era enero de 2003. Acababa de regresar de un viaje por Corea del Sur y vivía en Osaka, ciudad a la que llegué tres meses antes. Aunque sólo han pasado 5 años, da vértigo de pensar en lo joven que era y, sobre todo, en lo joven que me sentía, con un mundo desconocido (el Extremo Oriente) que se abría ante mí y ante mi cámara, pero del que sabía bastante poco. Descubrí que esas fotos que yo quería obtener de aquella recién descubierta realidad, las que yo visualizada mentalmente al disparar, no se parecían en nada a la birria de imágenes que luego quedaban impresas en papel. Por eso mismo, me puse a buscar foros de fotografía en el Google como un poseso… Y el primero que apareció en la búsqueda fue OD, que entonces era un grupillo recién fundado, donde no habría más de un centenar de usuarios registrados. La acogida fue magnífica, con una cálida e inolvidable bienvenida por parte de todos los miembros fundadores. La primera foto en los foros no recuerdo exactamente cuál fue, pero de lo que sí estoy seguro es que fue alguna del viaje a Corea.

    Y ni qué decir tiene que ha sido mi gran escuela, la que me ha guiado en todos estos años, la que me ha ayudado y me ha enseñado a domar la máquina, así como a disfrutar de otras filosofías fotográficas, tan distantes a la mía, y sin embargo tan atractivas y válidas.

    Háblanos de algún referente tuyo de dentro o de fuera del foro.


    Fueron grandes referentes para mí muchos de los miembros de aquel primer OD. Algunos de ellos ya no se dejan ver o se dejan ver poco, pero no se me pueden olvidar aquellos sabios consejos de Luis (el de Guatemala), Mope, Ángel, Diego, Aitor (Torete)…

    Y fuera de OD, todo lo que tenga que ver con viajes o sociedad es para mí una referencia: las fotos de National Geographic, las de Lonely Planet, las tomas aéreas de Arthus-Bertrand, las fotos laborales de Sebastao Salgado, etc. Y como foto, una que nunca se desprenderá de mi retina: la del portero-seminarista de Masats.

    Gracias a OD he podido conocer personalmente a…


    No he tenido aún el placer de conocer a nadie de OD, debido a la distancia que nos separa y a que las pocas veces que me he dejado ver por Madrid en estos cinco años ha sido en viajes-relámpago en los que las pocas horas que he pasado ha sido para pasarlas con la familia (en el mejor de los casos) o encabronarme con la administración pública (en el peor de ellos). Curiosamente, se da el caso contrario: en los foros de OD me he encontrado con gente a la que ya conocía en personal.
    Que les parece esta....-maurazos_06.jpg
    Espero algún día conocer personalmente a…

    A ti, que cuentas con el suficiente grado de paciencia como para leer estoicamente y sin cambiar de página las numerosas chorradas que aquí estoy poniendo. Tú, sólo por el hecho de consumir quince minutos de tu preciada vida para tratar de averiguar de qué va el tal Maurazos, como si esto fuera importante, ya mereces que algún día de estos te invite a una caña si se da la ocasión.

    ¿Cómo veías a OD cuando entraste y cómo lo ves hoy? ¿Le falta algo, le sobra algo?


    Está claro que ha habido cambios verdaderamente revolucionarios. Lo de hace cinco años era prácticamente un grupo de unos pocos amiguetes, donde todos comentaban las imágenes de todos, y el afán de aprendizaje por parte de todos era enorme. Ahora OD, de tanto que ha crecido, me parece algo inabarcable en su conjunto; hay que ser muy selectivo y elegir los contenidos de los que quieres disfrutar, a no ser que sólo te dediques a esto. Pero bueno, también es algo que me parece normal, justo y natural: que los fors crezcan y la gente participe todo lo que pueda.

    ¿Qué le falta? Pues tal vez ese toque más humano que tenía hace conco años: no hay cosa que más me haya frustrado en todo el tiempo en OD que recibir, hace cosa de un año, un mensaje de “cyber-spanglish” donde me decían los administradores algo así como “you tiene(s) 1 (one) infractiones”, porque había cambiado las dimensiones de mi firma y la nueva sobrepasaba las medidas máximas reglamentarias. Eché de menos que alguien no me lo hubiera dicho de una manera más personal, humana, en recio castellano, que es lo que hubiera sucedido hace conco años.

    ¿Qué le sobra? Nunca sobra nada.

    Que les parece esta....-maurazos_g02.jpg


    ¿De qué foto te sientes más orgulloso y porqué?

    Pues tal vez de For women only, esa foto en la que una agente del metro de Osaka espera firme la llegada de un tren frente a un acceso reservado sólo para viajeras, con el fin de impedir que haya manoseos y otra serie de abusos deshonestos por parte de los psajeros varones.

    Es una foto que a mí no me satisfizo especialmente cuando la hice, pero que no deja de recibir buenos comentarios, así que me alegra saber que es una toma que llegó. Significa que en esa foto hay eso que para mí es la fotografía: hay comunicación.

    ¿Tienes página web?


    Sí: http://www.maurazos.tk
    O, si lo preferís: http://maurazos.ojodigital.net

    ¿Has ganado algún premio?

    No, al menos que yo sepa.

    Que les parece esta....-maurazos_07.jpg
    ¿Has expuesto de manera individual o conjunta?

    Sí, una vez, aunque fue una experiencia que me dejó negativamente marcado, y quizá tal vez por eso no he vuelto a exponer y hasta he llegado a rechazar alguna que otra propuesta. Se trataba de cierto bar situado en el bullicioso barrio de Shinsaibashi, en Osaka. Dejaba a la gente exponer sus fotos gratuitamente durante unos quince días y yo expuse una docena de ellas. Una de las tomas sentó bastante mal a un sector del público: era la imagen de un militante de extrema derecha japonés ataviado con un uniforme castrense y ondeando con orgullo la bandera de Japón frente a la puerta del templo de Yasukuni de Tokio, conocido porque en él están enterrados importantes criminales de guerra de la II Guerra Mundial. Es un templo que solía visitar con frecuencia el entonces primer ministro Koizumi, para lógico malestar de la comunidad de chinos y coreanos residentes en Japón, que lo veían como una clara provocación. Mi idea era simplemente documentar aquello (de nuevo mi afán documental), vive Dios que no me perseguía ningún espíritu propagandístico o ensalzamiento de ciertos valores con los que no comulgo ni comulgaré. Pero hubo gente que no lo entendió así: la foto fue dañada por algún que otro visitante, se escribieron textos que desaprobaban lo que se veía. A mi dirección de correo electrónico llegaron decenas de mensajes, algunos bastante amenazadores…

    Si fuera un autor que anduviera buscando polémica, supongo que me habría hecho mucha ilusión este incidente. Pero como no es el caso, decidí que no volvería a exponer mientras el género humano no avanzase un paso más en su proceso evolutivo. A la espera estoy.

    ¿Cómo vives Ojodigital desde la otra parte del mundo?


    (Risas) Bueno, ahora más bien lo vivo desde la otra parte de la Unión Europea. En cualquier caso, sea donde sea, conectar con un foro de hispanohablantes cuando se vive en una país donde no se habla español produce un efecto benefactor en el alma muy similar al que producían las casas regionales cuando no había internet: te pones en contacto con tu gente y tu cultura, no pierdes el hilo de lo que se cuece por allá… La diferencia capital entre una casa regional y un foro español en internet estriba en que aún no nos podemos descargar unos soberanos garbanzos a la riojana por el eMule.

    ¿Cómo influye la cultura oriental en tu forma de ver y hacer fotografía? ¿Es posible que la globalización haga que cada vez haya menos diferencias en el arte actual?

    Que les parece esta....-maurazos_08.jpg
    (Más risas) No, no creo que influya mucho. Hombre, todo se pega, qué duda cabe, y al final los años vividos en Asia y el hecho de que mi mujer sea japonesa son realidades que tienen que acabar marcándole a uno. Pero yo no soy de esa clase de españoles de mi generación que declara que el mejor cine del mundo es el coreano, bebe té verde a todas horas, hace meditación zen por la mañana temprano, le da al taichí por las tardes y como colofón practica sexo tántrico por las noches, envuelto en el místico aroma de una varilla de pachulí. No es mi caso. En líneas generales, y no me avergüenzo de ello, sigo siendo un tipo muy occidental, muy muy español, muy de Madrid, muy de San Blas, muy de mi calle, y creo que al final las raíces tienen más peso que las ramas en mis fotos.

    En lo que sí estoy francamente de acuerdo es en que la globalización está unificando el arte, pero también está logrando que se produzcan unos intercambios culturales de lo más fructíferos. Al igual que antes hablaba de esos españoles que están loquitos por todo lo zen, cada vez es más normal encontrar a japoneses que arañan acordes flamencos a una guitarra o arrancan por bulerías. Y en fotografía es lo mismo: a mí ya no me parece tan sorprendente que en Madrid se pueda ver una exposición de un autor chino cuyas fotos muestran temas y preocupaciones que bien pudieran ser las de un fotógrafo neoyorquino. De todas formas, siempre va a existir el genio individual, el peculiar estilo creativo de cada fotógrafo, así que afortunadamente para el arte, siempre habrá diferentes conceptos de entender la fotografía. La globalización jamás nos privará del placer de comprobar que tal o cual foto es obra de tal o cual fotógrafo, porque en ella siempre estaremos contemplando y degustan una parcela de su alma.

    Y nada más. Aprovecho para agradecer a OD el detalle de entrevistarme y pediros a todos que sigáis siempre igual de majetes. Un abrazo.

    Que les parece esta....-maurazos_g03.jpg