Registrarse
  • Campos de Castilla (de Antonio Somoza)

    Una pregunta-00-ciruelo-en-flor-6082a.jpg

    He elegido la foto de este ciruelo en flor para abrir el reportaje sobre los Campos de Castilla porque creo que resume muy bien las sensaciones que tuvimos Mila y yo durante los cuatro días que dedicamos a recorrer el extremo occidental de la provincia de Soria justo antes de la última Semana Santa. Una explosión de colores, una tranquilidad que enamora y un recuerdo emocionado de los versos de Antonio Machado.

    Ya están las zarzas floridas

    y los ciruelos blanquean;
    ya las abejas doradas
    liban para sus colmenas,
    y en los nidos, que coronan
    las torres de las iglesias,
    asoman los garabatos
    ganchudos de las cigüeñas.
    Ya los olmos del camino
    y chopos de las riberas
    de los arroyos, que buscan
    al padre Duero, verdean.
    El cielo está azul, los montes
    sin nieve son de violeta.

    Día 1: Llegamos a San Esteban de Gormaz después de haber almorzado y paseado por Maderuelo, un pueblo adormecido en la vecina provincia de Segovia, abrazado por las remansadas aguas del río Riaza que hace un alto en el camino en el embalse de Linares antes de deslizarse por las hoces que le llevan a unirse con el Duero a la altura de Roa.
    En San Esteban paramos en un alojamiento rural muy recomendable, El zaguán del Rivero. Buenos precios (en torno a 40 euros por habitación con desayuno) y mejor atención de sus jóvenes propietarios, Jorge y Marta. Nada más soltar las maletas, Jorge nos invitó a una copa de vino de Ribera en la bodega particular excavada bajo la casa mientras nos explicaba todas las posibilidades que podíamos explorar tanto en el pueblo como en los alrededores. Nosotros sólo llevábamos claro que queríamos visitar la ermita mozárabe de San Baudilio de Berlanga (capricho de Mila) y el cañón del Río Lobos (vieja aspiración mía). Se puede decir que todo lo demás que vimos en este viaje se lo debemos a la información apasionada y apasionante que nos facilitó Jorge, un enamorado de su tierra.

    Una pregunta-01-nuestra-senora-del-rivero.jpg
    Foto 1. Nuestra Señora del Rivero

    La casa se encuentra en la parte alta del pueblo, muy cerca de una de las joyas del Románico, Santa María del Rivero (Foto 01), situada justo enfrente. De hecho, la mitad de las habitaciones del establecimiento disfrutan de una vista privilegiada de la iglesia. La tarde estaba avanzada y apenas tuvimos tiempo de visitar esta iglesia y la de San Miguel, otra pequeña joya románica y dar un paseo por la orilla del Duero, donde asistimos a una preciosa puesta de sol (Foto 02).

    Una pregunta-02-atardecer-en-el-duero.jpg
    Foto 2. Atardecer en el Duero

    Día 2: Nos levantamos temprano. Queríamos llegar a primera hora a San Baudilio y teníamos unos cuantos kilómetros por delante. Pasamos sin detenernos por Berlanga de Duero, por la tarde tendríamos tiempo de pasear tranquilos por esta villa, cuyo primer alcalde fue nada más y nada menos que el Cid Campeador. Pocos minutos después cruzamos la aldea de Casillas de Berlanga y llegamos al lugar donde se levanta la ermita mozárabe de San Baudilio. Una construcción que encierra en si misma, las dos caras del alma de Antonio Machado: austera como la propia Castilla por fuera y pura fantasía andaluza en su interior.

    Una pregunta-03-san-baudilio-de-berlanga.jpg
    Foto 3. San Baudilio de Berlanga

    El responsable de su vigilancia, siempre junto a la puerta (Foto 03), nos contó que todos los días hacía 40 kilómetros de ida y otros tanto de vuelta desde su casa a la ermita para explicar a los visitantes las influencias de esta pequeña maravilla. Construida entorno al siglo XI, cuando estas tierras eran frontera de los reinos cristianos y el califato de Córdoba, la ermita es conocida como “La capilla Sixtina del arte mozárabe”, a pesar de que buena parte de las pinturas fueron expoliadas en 1922 y hoy en día se encuentran en museos norteamericanos y en El Prado. Las pinturas fueron vendidas por su propietarios (varios vecinos de la aldea) por 65.000 pesetas y la transacción fue bendecida por el Tribunal Supremo español en febrero de 1925.

    Una pregunta-04-la-palmera-de-san-baudilio.jpg
    Foto 4. La palmera de San Baudilio

    La ermita está sustentada sobre una gruesa columna que se abre en la parte alta formando una palmera en la que quedan restos de las pinturas originales (Foto 04). El vigilante explica con pasión cómo, antes de que se construyera el edificio, el lugar fue habitado por un eremita en una covacha integrada dentro de la ermita. Y cuenta como los que la construyeron debieron ser andalusíes porque trataron de reproducir el bosque de columnas y arcos de herradura de la Mezquita de Córdoba (al fondo de la foto 03), apenas hace referencia a estos vergonzantes sucesos de malos mercaderes. No obstante, en la propia ermita se puede comprar un libro en el que se explica con detalle este suceso. Para hacerse una idea de la brillantez de las pinturas y de la ruindad del expolio, uno de tantos que ha sufrido nuestro patrimonio, también pueden servir estos preciosos versos de Gerardo Diego:

    -Que no. -Sí; madre, que sí.
    Que yo los vi.
    Cuatro elefantes
    a la sombra de una palma;
    los elefantes, gigantes.
    -¿Y la palma? -Pequeñita.
    -¿Y qué más?
    ¿Un quiosco de malaquita?
    -Y una ermita.
    -Una patraña
    tu ermita y tus elefantes.
    Ya sería una cabaña
    con ovejas trashumantes.
    -No. Más bien una mezquita
    tan chiquita.
    La palma
    me llevó el alma.
    -Fue sólo un sueño, hijo mío.
    -Que no, que estaban allí,
    yo los vi,
    los elefantes.
    Ya no están y estaban antes.
    (Y se los llevó un judío
    perfil de maravedí)

    Dejamos atrás San Baudilio y nos dirigimos a la primera recomendación de Jorge, las ruinas de la ciudad romana de Tiermes; una urbe construida sobre la ubicación de una antigua ciudad celtíbera, mucho menos conocida que Numancia, pero que curiosamente resistió 35 años más que Numancia a la poderosa máquina de guerra del Imperio Romano. Finalmente, en el año 98 AC, la ciudad celtíbera fue sometida por las legiones del cónsul Tito Didio. Hoy en día apenas quedan restos celtíberos ya que los sillares fueron reutilizados para la construcción de la urbe romana.
    Una pregunta-05-insulas-en-tiermes.jpg
    Foto 5. Insulas en Tiermes

    La ciudad, construida sobre unas terrazas de piedra rojiza, presenta algunas características muy poco frecuentes en otras ciudades romanas: dos acueductos excavados en roca, un foro de época Flavia, sin templos y totalmente ocupado por tiendas, y otros edificios comerciales, varios barrios de ínsulas (casa de pisos en las que habitaban los romanos no patricios) de las que se conservan las plantas inferiores excavadas en la roca (Foto 05) y un mercado pecuario (Foto 06), con el graderío, desde el que los comerciantes observaban el ganado, también excavado en roca. La ciudad tuvo una gran relevancia en los primeros siglos de nuestra era; sobre todo por la fama de la calidad del ganado ovino y equino que se criaba por estos cerros. La visita del complejo arqueológico se completa con otra ermita románica, Santa María de Tiermes, situada a la entrada de la ciudad, y en la que se celebran dos romerías anuales, el tercer domingo de mayo y el 12 de octubre.

    Una pregunta-06-mercado-pecuario.jpg
    Foto 6. Mercado pecuario

    Muy cerca de Tiermes, en las proximidades de una curva que traza un arroyo, se ubica Retortillo de Soria que aún conserva dos de las cuatro puertas y algunos lienzos de la muralla que antaño rodeo toda la población. Accedemos a él a través de la puerta de poniente o Sollera con arco de medio punto almenado y flanqueado por dos torres cilíndricas (Foto 07). La puerta y la muralla son del s. XIV y en las inmediaciones del pueblo se libró una batalla en la Guerra de la Independencia en la que El Empecinado liquidó una columna francesa en agosto de 1810. Durante buena parte del siglo XX, el pueblo contó con una población de unas 700 personas, pero desde la década de los setenta sufrió los efectos de la emigración que han llevado al municipio a una situación límite. En 2010, la población del núcleo urbano era de 116 personas y había otros 89 habitantes repartidos entre otras 12 aldeas, una de las cuales ya estaba despoblada, y otras seis contaban con menos de 10 habitantes.

    Una pregunta-07-retortillo-de-soria.jpg
    Foto 7. Retortillo de Soria

    En el paseo que dimos por el pueblo departimos con tres ancianas, una de las cuales (Foto 08) nos dijo que todavía tenían un médico (que pasa visita algunos días de la semana), una residencia de ancianos, una escuela unitaria, farmacia y 2 bares abiertos. Los tres hicieron mucho hincapié en este último dato que, al parecer, es el mejor termómetro para reconocer el estado de salud de la población.

    Una pregunta-08-abuela-de-retortillo.jpg
    Foto 8. Anciana en Retortillo

    De Retortillo, carretera y manta hasta llegar a Gormaz, un minúsculo municipio (19 habitantes en 2010, aunque en 2012 había remontado un poco hasta alcanzar los 29 habitantes) situado en la ladera de un cerro que está coronado por la impresionante fortaleza califal de Gormaz, la más grande que hubo en Europa en los años siguientes a su construcción (siglo X). Entre el pueblo y el castillo se levanta una pequeña ermita dedicada a San Miguel que sigue en pie de milagro Ya que estuvo a punto de ser derruida por una gran mole de piedra desprendida de lo alto del cerro que freno su caída a escasos metros del muro de la iglesia (Foto 09).

    Una pregunta-09-san-miguel-de-gormaz6173.jpg
    Foto 9. San Miguel de Gormaz

    La ermita, declarada bien de interés cultural en 1996, guarda en su interior una sorpresa poco conocida. Durante años, la ermita fue utilizada como establo para el ganado y parecía no tener nada de interés. La caída de parte del estucado que recubría todo el interior del templo dejó a la vista un trozo de unas interesantes pinturas murales románicas, muy relacionadas con las de Baudilio que se salvaron del expolio por ese recubrimiento interior que, al parecer, se realizó para sanear el lugar en una epidemia de peste que asoló el pueblo. A diferencia de San Baudilio, en San Miguel las pinturas se han conservado íntegras y hoy en día se pueden observar representaciones del peso de las almas en el juicio final… Una auténtica maravilla que entre 2009 y 2010 fue una sede secundaria de la exposición Las edades del hombre lo que puede explicar el repunte de población registrado en los últimos años.

    Una pregunta-10-campos-de-castilla6255.jpg
    Foto 10. Campos de Castilla

    Una pregunta-11-desde-la-fortaleza6228a.jpg
    Foto 11. Desde la fortaleza

    Desde lo alto del castillo, la vista es impresionante (Fotos 10 y 11) y en primavera el paisaje recuerda un inmenso “patchwork” en el que se combinan los verdes de los cereales recién brotados con los ocre y marrones de los campos arados y los violetas de los montes que cierran la vista por los cuatro puntos cardinales. La segunda jornada la cerramos en Berlanga de Duero, villa que mantiene aún más de 1000 habitantes, una colegiata para cuya construcción se emplearon las piedras y sillares de media docena de ermitas románicas del municipio y un impresionante castillo con doble cerco de muralla, una de las cuales se conserva casi íntegra y que me obligo a unir dos fotografías para abarcarla en su totalidad (Foto 12). Una jornada más que completa.

    Una pregunta-12-castillo-de-berlanga.jpg
    Foto 12. Castillo de Berlanga

    Día 3: Tras la inmersión en el pasado a la que dedicamos el Domingo de Ramos, el lunes decidimos hacer una incursión en la naturaleza, en el Cañón del Río Lobos. Una buena decisión para evitar la aglomeración de personas en este enclave privilegiado que comienza en la provincia de Burgos (Hontoria del Pinar) y finaliza en Ucero, tras 25 kilómetros en los que el río ha ido excavando un profundo tajo en las calizas y que constituyen un enorme karts con multitud de cuevas, simas, sumideros y surgencias de agua.

    Una pregunta-13-ermita-templaria-de-san-bartolo.jpg
    Foto 13. Ermita templaria de San Bartolo

    Nosotros realizamos unos 10 kilómetros desde la zona inferior del Parque Natural y, como si fuera un enlace con lo visto el día anterior, al poco de adentrarnos en él nos encontramos con la ermita templaria dedicada a San Bartolomé o a san Bartolo como le dicen los lugareños (Foto 13). La ermita, de transición entre el románico y el gótico, está situada en un lugar impresionante, junto a la denominada cueva grande y rodeado de paredes enormes en las que hay numerosas colonias de buitre leonado.
    Una pregunta-14-estampida.jpg
    Foto 14. Estampida

    En nuestro ascenso por el cañón nos topamos con un enorme rebaño de ovejas (calculo que más de 1500 ovejas controladas por un solo pastor y media docena de perros). Una reminiscencia de los grandes rebaños de la Mesta que propiciaron las mayores cotas de prosperidad de estas comarcas, amenazadas hoy en día por el despoblamiento. Nuestro encuentro con el rebaño fue un tanto impactante ya que se echaron encima nuestra en estampida (Foto 14), alborotadas sin duda por tanto turista torpón que invadíamos su territorio de pastos.

    Una pregunta-15-reflejos-en-el-canon.jpg
    Foto 15. Reflejos en el cañón

    En todo el recorrido, el río apenas salva desnivel y, en muchas zonas ofrece unos reflejos muy atractivos de los farallones que lo encajonan (Foto 15). Otra característica de este río es la vegetación de ribera y, sobre todo, la cantidad de nenúfares que cubren el agua (lástima no pillarlos florecidos) y que son utilizados por las ranas a modo de hamacas para disfrutar del sol (Foto 16).

    Una pregunta-16-la-rana-y-los-nenufares6519.jpg
    Foto 16. La rana y los nenúfares

    Para finalizar nuestro recorrido subimos hasta el mirador que hay en la carretera que va de Ucero a San Leonardo y disfrutamos del vuelo de los buitres (Foto 17) a los que hace referencia Machado en otro de sus poemas. Aunque en nuestro caso tuvimos el privilegio de verlos desde el cielo, cruzando sobre las rocas y la vegetación del fondo del cañón.

    Un buitre de anchas alas con majestuoso vuelo
    cruzaba solitario el puro azul del cielo.

    Una pregunta-17-vista-de-pajaro.jpg
    Foto 17. A vista de pájaro

    Día 4: Nuestro último día en Soria nos acercamos a otro pueblo de reminiscencias históricas y con un patrimonio urbano y natural envidiable, Calatañazor, donde se dice que Almanzor perdió el tambor.

    Calatañazor, como Retortillo, Gormaz y otros muchos enclaves sorianos, afronta el futuro amenazado por la picota del despoblamiento. Apenas 70 habitantes en el censo de 2010, aunque el municipio cuenta con una infraestructura turística más que aceptable y muy respetuosa con los valores urbanos que atesora. Casas de piedra y adobe con grandes vigas de madera de sabina y unas chimeneas muy particulares (Foto 18), en uno de los conjuntos urbanos medievales más destacados de toda la península ibérica.

    Una pregunta-18-chimeneas-de-catalanazor.jpg
    Foto 18. Chimeneas de Calatañazor
    A pocos kilómetros del casco urbano se puede visitar una auténtica joya vegetal, el Sabinar (Foto 19), uno de los bosques de esta especie (juniperus thurifera), reliquia del terciario, con ejemplares de porte arbóreo (hasta 14 metros de altura y 4 metros de perímetro). Es un bosque mágico que ha alcanzado su actual desarrollo tanto por la calidad del suelo del fondo del valle donde se ubica como por el uso respetuoso del mismo por parte de los vecinos que han sabido combinar con sabiduría el uso ganadero de sus pastos con la salvaguarda de los ejemplares arbóreos, a los que también han sabido dar un uso racional en la construcción de casas y establos de la comarca.

    Una pregunta-19-sabinar-de-calatanazor.jpg
    Foto 19. Sabinar de Calatañazor

    Un par de kilómetros más alejado del núcleo urbano se puede visitar un lugar bien distinto que comparte con el bosque de sabinas el titulo de monumento natural: La Fuentona o nacedero del río Abión, (Foto 20) un auténtico paraíso para los amantes del espeleobuceo, un título que comparte con otras surgencias similares en la cercana provincia de Burgos: Fuente Azul, cerca de Covarrubias, o el Pozo Azul, en Covanera, en el norte burgalés.

    Una pregunta-20-la-fuentona.jpg
    Foto 20. La Fuentona

    La Fuentona se alimenta, a través de un laberinto de cuevas que reciben el agua de la sierra de Cabrejas, la misma en la que se alzan al cielo las portentosas sabinas de Calatañazor. En época de lluvias también se puede visitar el Chorro de Despeñalagua, una gran cascada que no llegamos a apreciar porque había dejado de tener caudal 15 días antes de nuestra visita.

    Una pregunta-21-la-tormenta.jpg
    Foto 21. La tormenta

    Era hora de comer y regresamos a Calatañazor. Por la tarde, nueva visita al Castillo desde dónde vimos acercarse una tormenta (Foto 21) sobre los campos donde se libró la última batalla de Almanzor, caudillo musulmán con familia de origen yemení, pero asentados en Andalucía desde hacía casi tres siglos. Hay varias ciudades andaluzas de la costa Mediterránea desde Algeciras a Granada que se disputan ser la patria chica de este caudillo andalusí que tuvo en jaque a la mayoría de los reinos cristianos durante 24 años, llegando a ocupar Barcelona en el año 985 y a asolar Santiago de Compostela, 12 años después. En Santiago, el ejército de Almanzor destruyó el templo prerrománico, pero respetó el sepulcro del apóstol lo que permitió la continuidad del Camino de Santiago y la expansión de la cultura cristiana con el románico y el gótico.

    Una pregunta-22-cubillos.jpg
    Foto 22. Cubillos

    De regreso a San Esteban, por la comarca de pinares en dirección al río Lobos, nos encontramos con Cubillos (Foto 22), uno de los despoblados sorianos que desde los años 70 sigue esperando “un nuevo aliento de vida por alguien que se instalara allí…”, según comentario de Hugo de Ausburgo, un noble europeo que en los primeros años de este siglo XXI se instaló en el despoblado de Pardos (Zaragoza), 15 años después de ser abandonado por su último habitante.

    Una pregunta-23-camino-de-valdelinares.jpg
    Foto 23. Camino de Valdelinares

    No puedo cerrar este reportaje sobre los campos de Castilla sin compartir una imagen (Foto 23) de los álamos (chopos) que tanto inspiraron al poeta al que he tenido la osadía de robar el título y algunos fragmentos de su poesía. No son los álamos del camino en la ribera del Duero, entre las ermitas de San Polo y San Saturio, que cantó Machado, sino los que se levantan a orillas del río Ucero en el camino de Valdelinares por el que estás mujeres apuran las últimas horas de la tarde. No son los mismos álamos pero también se vinieron hasta Málaga dentro de mi corazón. Debe ser una propiedad de los álamos sorianos esa de enraizar junto al corazón.

    Álamos del amor que ayer tuvisteis
    de ruiseñores vuestras ramas llenas;
    álamos que seréis mañana liras
    del viento perfumado en primavera;
    álamos del amor cerca del agua
    que corre y pasa y sueña;
    álamos de las márgenes del Duero,
    conmigo vais, mi corazón os lleva!


    Antonio Somoza
    Comentarios 20 Comentarios
    1. Avatar de huertas19
      huertas19 -
      Un reportaje ACOJONANTE !!!!!!!.....como has progresado en tus fotos...joer.....se salen del monitor.

      Un abrazo para ti y un besazo para tu santa
    1. Avatar de Felix Capote
      Felix Capote -
      Buen repor. Saludos
    1. Avatar de milito
      milito -
      Felicidades por tan fantástico trabajo...
      UN ABRAZO
    1. Avatar de SAURIAJ
      SAURIAJ -
      Que ganas me han dado de darme una vuelta por Castilla. Excelente report!
    1. Avatar de eilex
      eilex -
      Muy buen reportaje Antonio Nos has acercado con gran acierto los campos de castilla y su particular belleza. Gracias y enhorabuena!

      Saludos!
    1. Avatar de J.Rguez
      J.Rguez -
      Extraordinario reportaje acompañado de magníficas fotografías. Desde luego que depues de leer y ver lo aquí expuesto, dan ganas de visitar estos lugares. Gracias por compartir esta experiencia. Un saludo
    1. Avatar de MALOCEMA
      MALOCEMA -
      ¡¡¡Como te lo has currado Antonio!!! Un trabajo de primera... me ha permitido viajar a vuestro lado por cada lugar que nos has enseñado...
      Como ha dicho el compi de arriba, dan ganas de ir a visitar esos lugares... Un abrazo
    1. Avatar de Mario V
      Mario V -
      He disfrutado mucho con tu reportaje, didáctico y cultural como no podía ser de otra manera, un reportaje que junto a esas trabajadas fotografías han hecho que todos viajemos un poco sin salir de casa por los campos de Castilla. Enhorabuena.
    1. Avatar de Bolcaya
      Bolcaya -
      Un verdadero gustazo leerte, disfrutar de las imágenes y de ese precioso recorrido en el que tan bien nos has conducido por tierras de Castilla. Un verdadero placer Antonio.
      Un abrazo
    1. Avatar de ayzoavin
      ayzoavin -
      Una gran desconocida Soria. Buen reportaje y, si cabe, mejores fotos.
    1. Avatar de Antonio Somoza
      Antonio Somoza -
      Muchísimas gracias a todos por vuestros amables comentarios. Me alegra mucho que os haya gustado y os recomiendo vivamente que si tenéis oportunidad no dejéis de conocer Soria, esa gran desconocida que comenta Carlos. Un abrazo
      Salú
      Antonio
    1. Avatar de hartza
      hartza -
      Joder!!! y luego dicen algunos que yo me sé que estos "rojos" son unos desinformados, unos iletrados y solo piensan en revolucionar todo. Eres un puñetero pozo de sabiduría (sé que no te gustará que diga esto, pero es así, leches). Conozco algunos de los sitios que recoges en tu reportaje, pero ni de lejos podría haber dicho algo tan bonito ni tan ilustrado como lo que tú dices, así que ha sido una verdadera gozada verlo y leerlo... como casi todo lo que por aquí subes. Un abrazo para tí Antonio y un beso para Mila, tu compañera de correrías.. y mucho más .
    1. Avatar de preikest
      preikest -
      Precioso reportaje...y como no muy buenas fotos para acompañarlo...Felicidades por él...
    1. Avatar de EduardoE
      EduardoE -
      Estimados Mila y Antonio

      Un verdadero placer leer vuestros relatos que me han transportado a esas tierras a las cuales, si Dios quiere, conoceré próximamente ... y este adelanto poético-fotográfico sólo aumente mi ansiedad por esa visita...

      Un abrazo!
    1. Avatar de jokin1960
      jokin1960 -
      El relato te va transportando por el lugar como si estuvieras alli,ameno y conciso.Para completarlo,las fotos dicen lo que el relato no puede mostrar en imagenes,asi que todo forma un conjunto completo.Enhorabuena y un gran saludo.
    1. Avatar de José Luis Gómez
      José Luis Gómez -
      El viaje por esas tierras estuvo siempre en cartera.... pero después de leerte me han entrado las prisas por conocerlo. Solo la ermita de san Baudilio debe merecer la pena. Impresionante! (tanto como su bendecido expolio... es lo que tiene la pobreza y la incultura, una pena).
      Un abrazo Antonio y recuerdos a Mila
    1. Avatar de michaval
      michaval -
      Me ha gustado mucho, tanto los relatos como las fotos. ¡Enhorabuena!
    1. Avatar de JFLC
      JFLC -
      Encantador reportaje haciendo lo que a mi más me gusta... aunar viajes, fotografía y disfrute de la naturaleza y los pueblos que te encuentras en el camino
    1. Avatar de Patricio Calut
      Patricio Calut -
      Casi me lo pierdo! Estupendo reportaje! Enhorabuena y gracias!
    1. Avatar de POCOSE
      POCOSE -
      "Una explosión de colores, una tranquilidad
      que enamora y un recuerdo emocionado de los versos de Antonio Machado."....Con esta sensibilidad no me extraña que seas un artista polivalente: buen fotógrafo, buen poeta...y mejor persona. Un saludo.