Estás viendo el contenido archivado del viejo foro de Ojodigital. No podrás iniciar sesión ni crear nuevo contenido o comentarios.

El foro de ojodigital ha migrado a: https://foro.ojodigital.com, con un aspecto mucho más moderno, amigable y adaptado a dispositivos móviles.

¡¡PINCHA AQUÍ PARA ACCEDER AL NUEVO FORO!!

  • Marruecos: Color, tradición y valores (de PedroFCS)

    Mi nuevo juguetito-foto-1.jpg

    "Eres un hombre Santo", recuerdo que tradujo Alí a su padre cuando, nuevamente, diluviaba en Marruecos en uno de mis viajes, "ya que el agua es vida". Y es que Marruecos es un país apegado a las tradiciones; a las tradiciones y a los valores de una sociedad que, según vas descubriendo, vas aprendiendo a querer.

    Sé que no es el típico comienzo de un artículo de viajes, pero es que mis viajes a Marruecos tampoco han sido los típicos viajes turísticos. Y no lo han sido porque he tenido la fortuna de realizarlos con mi amigo Alí, que es el vivo ejemplo de la convivencia de culturas y tolerancia que allí he podido encontrar. De padre marroquí y de madre gallega, de su mano fui descubriendo, desde otro punto de vista diferente al del típico turista, este maravilloso país, repleto de tradiciones y convivencia.

    Mi nuevo juguetito-foto-2.jpg

    Mi primer recuerdo de Marruecos son sus aromas, profundos olores a especias impregnados en el aire mojado según bajaba la escalerilla del avión en Marrakech.

    No voy a extenderme con la famosa ciudad de Marrakech, ya que posiblemente sea la más conocida y visitada del país. Quizás por todo ese turismo, siempre que alguien me pregunta, no recomiendo comenzar a conocer Marruecos visitando Marrakech, porque puede dar lugar a concepciones erróneas de cómo es el país en su verdadera realidad.
    No obstante, guardo buenos recuerdos, ya que algunas experiencias como recorrer una medina o mi primer té verde fueron allí. El té marroquí es casi devoción en todo el país y una muy sana costumbre que he "importado" ya que ahora, cada tarde, lo preparo tal y como me enseño el padre de Alí, para tomarlo con mi mujer. Es una tradición en la que considero tiene tanta importancia el hecho de tomar el propio té, realmente exquisito, como el propio momento de tomarlo en compañía de familia, amigos, compañeros... que es lo que pude apreciar como un nexo de unión para aquella sociedad tan apegada a los núcleos sociales.

    Mi nuevo juguetito-foto-3.jpg

    Aunque también tengo otro recuerdo algo menos agradable, aunque necesario, que fue la primera vez que monté en un coche en Marruecos. He de reconocer que pasé miedo, mucho miedo... Y no porque mi "chófer" no conduzca bien, más al contrario; sino porque de repente todos tus conceptos sobre normas de conducción se vienen abajo y no encuentras suficientes agarraderos en el coche para aferrarte. Alí siempre dice que Marruecos es un "caos ordenado" y sí, tras muchos kilómetros recorridos y equivalente perplejidad, he podido empezar a entender ese caos y cómo se estructura.

    Mi nuevo juguetito-foto-4.jpg

    Mi primer contacto con el "verdadero" Marruecos fue en la ciudad de Salé, donde vivía el padre de Alí. Y también, donde nada más llegar, pude apreciar una de las características que más me han satisfecho de su sociedad: el respeto y cuidado a sus mayores, valor tan importante y que, por desgracia, estamos perdiendo en nuestro país. Recuerdo aquellos niños jugando al fútbol y usando, como hacíamos de pequeños, la trapa del garaje de su casa como portería, con el consiguiente estruendo cuando se metía un gol. Cuando llegamos, bajó el padre de Alí para abrir el garaje, justo instante en que se acababa de marcar un "golazo" acompañado de la algarabía de los niños y el correspondiente "portazo" en la chapa. Al instante, les recriminó algo con seriedad y los niños cogieron la pelota y marcharon corriendo a toda mecha, instante en que pude ver esa sonrisa cómplice en el padre de Alí que interpreté como ese pequeño juego que se debían traer cada día con aquellos niños, como recuerdo nos pasaba a nosotros de pequeños. Era una muestra de respeto de los niños hacia una persona mayor como teníamos antaño, ante una situación que, en la actualidad, seguramente muchos de nuestros niños hubieran actuado de un modo diferente...

    Mi nuevo juguetito-foto-6.jpg

    Salé es una ciudad separada por el río Bouregreg de la capital, Rabat. Frente a la cada vez más moderna capital, Salé conserva mucho más fiel su carácter y estructura tradicionales, así como un núcleo de gentes que te permite adentrarte en un ambiente más característico que el de la propia capital: su interesantísima medina, una bella madrassa y mezquita, sus viejas y algo olvidadas murallas que nos muestran su historia como República Pirata de la que tanto Alí gusta alardear y considerarse heredero de aquellos corsarios que navegaban y dominaban las costas... Como siempre, tradiciones para conservar.

    Mi nuevo juguetito-foto-7.jpg

    La casa del padre de Alí se ubica en un barrio humilde de Salé, aunque la propia ciudad de Salé es muy humilde, como tantos y tantos lugares de Marruecos. Pero en esa humildad siempre he encontrado, también, gran dignidad. Y sobre todo, hospitalidad. Desde esas hermosas terrazas que tienen la mayoría de casas marroquíes, pude empezar, por primera vez, a conocer sus gentes, su dinamismo, su vida, sus problemas, su cotidianidad... No es una vida fácil, pero con sus altibajos, siempre cabe una nota de color que invita al optimismo por un afán de superación de cada dificultad.
    Para los que viajéis a Marruecos y visitéis la capital, no deberíais olvidar cruzar el puente y visitar, siempre de día, el bullicioso Salé y su vieja medina.

    Mi nuevo juguetito-foto-9.jpg

    Mi última etapa de este primer viaje a Marruecos fue hacia el majestuoso macizo del Atlas, más en concreto, hacia la estación invernal de Oukaimeden. Maravillosos parajes y pequeños pueblos conducen hacia las montañas que, cuando descubres sus nieves, no dejas de observarlas con la perplejidad de quien no se imagina encontrarlas en aquellos parajes.

    Mi nuevo juguetito-foto-10.jpg

    Además de paisajes inolvidables, muchos recuerdos de sus gentes y costumbres: como el grupo pastores que surgió de la nada entre las nieves y, tras recoger su pequeño rebaño en aquella humilde y avejentada camioneta, recorrían de vuelta el camino a casa por la revirada carretera viajando entre sus corderos para que no sufriesen ningún daño: son su vida; o pequeños grupos de niñas o niños que, tras salir del cole ganaban algunas monedas vendiendo nueces a los conductores, dinero para ayudar a las humildes familias y con quienes tuve la oportunidad de mantener una "conversación" (lógicamente con la traducción de Alí) y conocer, especialmente por mi deformación profesional, su realidad como alumnos de a pequeñita escuela que orgullosos nos señalaban con el dedo, abajo en la montaña.

    Mi nuevo juguetito-foto-11.jpg

    La mecha de esa pasión hacia Marruecos se había encendido en mi interior de un modo imparable, así que pronto estaba deseando volver allí y, así, surgió nuestro segundo viaje.
    Esta vez, decidimos coger mi viejo Citroen Xantia para viajar, desde Lugo, cruzando el Estrecho en el ferry, para recorrer de norte a sur Marruecos hasta llegar al Sáhara.
    Nuestra primera etapa nos llevó hasta Fez. La histórica ciudad de Fés, una de las ciudades imperiales y declarada Patrimonio de la Humanidad, destaca entre muchos atractivos por sus calles laberínticas, sus puertas y murallas, la característica Medina y, de un modo especial, por sus afamadas Tenerías, enjambre multicolor donde se procesan y tiñen las pieles creando un entorno de singular belleza y todo un prodigio etnográfico.

    Mi nuevo juguetito-foto-12.jpg

    A partir de Fez, cientos de kilómetros por carretera que atraviesa el medio Atlas y que deja, a su vez, cientos de imágenes inolvidables a su paso, en las que ser humano y sus construcciones se mimetizan con el entorno, adaptándose a la dureza del terreno y sobreviviendo apegados a una economía plenamente rural y de subsistencia, pero en la que, como en todo Marruecos, nunca falta esa pequeña nota de color que para mí tiene tanto significado...

    Mi nuevo juguetito-foto-13.jpg

    Lo más inesperado es posible de encontrar según vas recorriendo aquellas carreteras y, una de las cosas que más me sorprendió fue un grupo de antiguos Renault 4 equipados como coches de Rallye. Alí me comentó que es el Rallye Renault 4L Trophy, carrera solidaria que parte de Francia hasta Marruecos para repartir material escolar entre los niños más desfavorecidos de esta región del Atlas.

    Mi nuevo juguetito-foto-14.jpg

    Habiendo dejado atrás la diferente por su modernidad Ifrane, llegamos a Erfoud, final de etapa y al pie de las arenas del Sáhara que era nuestro destino primordial, más concretamente en las dunas de Merzouga.
    Erfoud es una pequeña y próspera ciudad-oasis con una buena infraestructura turística y hotelera, de donde parten las excursiones hacia las dunas. Como curiosidad, añadir que aquí se rodaron películas como "La momia" o "Prince of Persia".
    He de reconocer que esa noche me costó dormir. Y no sólo porque hubo que madrugar mucho para tomar aquel Toyota todoterreno que, atravesando rutas invisibles entre el desierto que sólo existían en la mente del conductor, nos llevaban hasta las dunas; sino por los nervios de tener tan cerca uno de mis sueños: hollar las arenas del Sáhara. Cómo no, conductor con el que Alí había negociado y obtenido un precio especial que sólo él, como marroquí, puede alcanzar y que no es nunca ni imaginable para el turista occidental. Yo siempre decía que eso del regateo es un poco "coñazo"; pero Alí explica que es una manera más justa de redistribuir la riqueza, ya que la persona que más tiene puede pagar más y ese más que acaba pagando es el menos que pagará quien menos tiene. Me resultó una explicación, al menos, muy interesante...
    Frío y oscuridad: son las sensaciones que uno tiene cuando se adentra, a plena noche, en el desierto; un frío intenso y una infinita oscuridad. Pese a conocer la teoría e incluso haberla explicado tantas veces en clase sobre la climatología del desierto, no imaginaba un frío tan endiablado en aquellas arenas.
    No tengo ninguna duda de otorgar al momento mágico en que las primeras luces comienzan a amanecer como la experiencia visual más hermosa que he contemplado jamás. Como surgiendo de la lámpara de algún genio, aquella oscuridad se va tornando multicolor y la calidez surge de la nada abrazándote con aquellos rayos de sol que convertían la arena en un mar rojizo de indescriptible belleza.

    Mi nuevo juguetito-foto-16.jpg
    Mi nuevo juguetito-foto-17.jpg

    Poco o nada parecía que ya podía llenar las retinas tras la experiencia vivida; pero Marruecos siempre guarda alguna agradable sorpresa. Únicamente destacaré para no extenderme aún más, en nuestro viaje de vuelta, la visita a las ruinas romanas de Volúbilis, al pie de la hermosa ciudad Santa de Mulay Idris. Son un excelente lugar para conocer la infraestructura de una ciudad romana, además de contar con un numeroso contingente de mosaicos en excelente estado de conservación.

    Mi nuevo juguetito-foto-18.jpg

    Nuestro siguiente viaje tomaría dirección oeste-este, hasta la frontera argelina, para retornar, siguiendo toda la costa, hasta nuestro destino principal, la localidad de Chefchaouen-
    En esta ocasión, volé a Casablanca para desde allí trasladarnos hasta Salé, que sería el principio de nuestro viaje. Desde Salé, nos desplazamos por autopista hasta llegar al primer punto de nuestro viaje, la localidad fronteriza de Oujda.

    Mi nuevo juguetito-foto-19.jpg

    La primera impresión que ofrece Oujda es la de una ciudad próspera, con numerosos establecimientos hoteleros, cafés, etc; pero pronto te das cuenta de que no es así ya que empiezas a descubrir que, mayoritariamente, se encuentran cerrados. ¿Por qué? Una vez más la necedad del ser humano, más en concreto de sus gobernantes, han abocado a esta otrora próspera ciudad a un continuo abandono, tras el cierre de la frontera entre Marruecos y Argelia que se produjo a raíz del atentado de Marrakech de 1994. Según me contaba Alí, con las fronteras abiertas, existía un próspero comercio entre marroquíes y argelinos que llevó al desarrollo de la zona; pero desde su cierre, muchos de sus habitantes tienen que sobrevivir en pequeñas y variadas actividades, como recogiendo cartones entre la basura, la venta de tabaco al detalle o, aún más irónico, a través de coches "jet" que atraviesan por caminos la frontera con Argelia , cargados de gasolina, vuelven a Marruecos a toda velocidad (de ahí su apodo) jugándose abiertamente la vida que muchos ya perdieron, abrasados, en el intento. Oujda nos deja, a los amantes de la fotografía social, muchísimos instantes para retratar; pero son de esos que nunca te gusta plasmar...

    Mi nuevo juguetito-foto-20.jpg

    La siguiente etapa de nuestro viaje era Saidia y para ello tuvimos que desplazarnos en coche por una revirada carretera que discurría en gran parte paralela a la homóloga argelina. Es curioso ver la circunstancia, según me explicaba Alí, de la existencia de lugares desde donde marroquíes y argelinos, muchas veces incluso familias, se acercan a uno y otro lado para poder comunicarse y hablar desde la distancia.

    Mi nuevo juguetito-foto-21.jpg

    Saidia, a orillas del Mediterráneo, es un importante destino turístico de Marruecos. Su hermosa y kilométrica playa no es ajena a la necedad de las fronteras y se encuentra partida en dos por barreras artificiales humanas y puestos armados de vigilancia, lo que no deja de resultar paradójico, especialmente en la época estival donde se llena de familias y niños para su disfrute... Es una localidad próspera y en notable crecimiento, que esperemos un día se quiebren esas fronteras que, inexplicable y antinaturalmente, se han puesto al viento y al mar...



    Desde Saidia circulamos paralelos a la costa por inmensas playas vírgenes donde sólo podíamos contemplar la vegetación mediterránea característica y que me hizo imaginar así deberían haber sido nuestras playas del Mediterráneo antes de la sobreexplotación y el caos urbanístico en que las hemos convertido. Con las controvertidas Islas Chafarinas al fondo, me resultó un verdadero paraíso que desembocaba en la bella ciudad costera de Ras el Ma (cabo del agua)

    Mi nuevo juguetito-foto-22.jpg

    Más allá de Cabo del Agua, la carretera y el paisaje se ciñen a los acantilados del Rif por donde discurre serpenteante. Es lugar de eterno enfrentamiento entre los que trafican con la droga y quienes tratan de evitarlo, salpicado de numerosos puestos de guardia y con numerosas playas y calas en las que fácilmente puede uno imaginar todo tipo de actividades relacionadas con el narcotráfico. Pese a esa circunstancia, la belleza del paisaje es excepcional y merece la pena realizar este recorrido para deleitarse en la naturaleza que lo ha conformado.

    Mi nuevo juguetito-foto-23.jpg

    Nuestro siguiente punto de destino era la ciudad de Al Hoceima, que nosotros conocemos como Alhucemas y que, al igual que ocurre con las Islas Chafarinas, está presidida por un pequeño peñón englobado en territorio español no sin mucha controversia para las gentes de Marruecos, lo que no es de extrañar cuando descubres su auténtico emplazamiento.
    Con orígenes en el protectorado español, en la actualidad es un importante núcleo turístico del país, de hermosas playas y muy frecuentada por turistas del norte de Europa.

    Mi nuevo juguetito-foto-24.jpg

    De Alhucemas partimos para Xaouen. La carretera gira hacia el interior y discurre entre hermosos paisajes del Rif. La noche se acercaba y paramos en la única localidad que parecía poder tener hotel. Preguntamos a un guardia que nos dijo que allí no había ningún hotel, según indicó "para nosotros" y nos conminó a que nos dirigiéramos a un pueblo a unos 50 km de allí, donde hay un excelente hotel y que deberíamos obligatoriamente detenernos a dormir y con la condición de que bajo ningún concepto saliésemos del hotel para nada.
    Esa preciosa región del Rif es "propiedad" de los traficantes de hachís y aunque de día es bastante seguro recorrerla, durante la noche se convierte en su territorio exclusivo y, circular por la estrecha y revirada carretera de monte es realmente arriesgado. Finalmente, ya cayendo la noche, llegamos a aquel sorprendente hotel, que no tenía ningún sentido en una pequeñísima y aparentemente humilde localidad. Salvo por el hecho de que, como pudimos ver en los comensales que coincidieron con nosotros en la cena, está pensado para los muchos que pueden permitirse esos lujos con el dinero de la droga.

    Mi nuevo juguetito-foto-25.jpg

    Como anécdota, comentaros que Alí me preguntó si me había fijado que había muchas piedras a los bordes de la carretera, así como algunos jóvenes que, con su móvil, permanecían en el arcén atentos a cada coche que pasaba. Al parecer, al caer la noche, utilizan aquellas piedras para detener a los vehículos que puedan circular indebidamente, ya que me explicó que, durante las horas nocturnas, es su único y exclusivo territorio.
    A la mañana siguiente, partimos para Xaouen. Qué os podría contar de Chefchaouen o, como suele conocerse de un modo coloquial, Xaouen... Sé que muchos habéis seguido mi serie "El Reino del Azul" o algunas de las fotos que publiqué en Sociales ambientadas allí (o de otros compañeros como el gran Coque), además de la alegría que supuso mi primera exposición fotográfica del mismo nombre.

    Mi nuevo juguetito-foto-27.jpg

    Su privilegiado emplazamiento en las estribaciones de las montañas del Rif hace de esta pequeña localidad de unos 35000 habitantes un lugar de singular belleza paisajística; pero si por algo se caracteriza es por su medina toda pintada de un brillante azul que, a cada paso, se impregna en tus retinas y es un verdadero paraíso para los amantes de la fotografía.

    Mi nuevo juguetito-foto-28.jpg

    Además, sus gentes, su singularidad etnográfica, su naturalidad, la convierte en un lugar único para la fotografía social.
    No puedo más que invitaros a conocerla y que, para aquellos que quieran visitar Marruecos por primera vez, sugerir la posibilidad como destino inicial. No es necesario recorrer el Rif para llegar a Xaouen y se viaja cómodamente y sin ningún riesgo, en poco tiempo, desde Tánger o Ceuta.

    Mi nuevo juguetito-foto-30.jpg

    Espero que este artículo no os haya parecido muy arduo y aburrido, además de que os pueda haber ayudado a conocer un poco más sobre Marruecos, su vida, su color, sus gentes, tradiciones y costumbres.

    Pedro
    Comentarios 19 Comentarios
    1. Avatar de frivera
      frivera -
      Lleno de color, de costumbres, de personas...
      Magnífico artículo sobre ese país, tan cercano en distancia, pero a la vez tan lejano en cultura.
    1. Avatar de huertas19
      huertas19 -
      Joer,ni yo mismo,que vivo aqui podria haberlo descrito mejor........Pedro,cuanto daria por que nos fuesemos juntos un dia de fotos por Asillah!!!!

      Maginifico reportaje,ACOJONANTE,diria yo......

      Recibe un fuerte abrazo
    1. Avatar de coque
      coque -
      Qué puedo decir yo de este reportaje. Se unen en él todos los ingredientes para emocionar: Una narrativa extraordinaria; un compañero como la copa de un pino, insustituible; unas fotos asombrosamente buenas y realistas y mi "edén" fotográfico, mi querido Marruecos.
      Puedo asegurar que, como bien ha dicho Eduardo, la descripción es totalmente real, certera y acertada. No hace falta comprarse una guía de Marruecos, hay que llevarse este reportaje para conocer este país.

      Dicho sea de paso, ahora que está de moda con la serie "El tiempo entre costuras" a más de uno le servirá, jejeje.

      Un saludo.
      Jorge
    1. Avatar de Clin
      Clin -
      Excelente recorrido el que nos has presentado. Lo tendremos en cuenta cuando vayamos a Marruecos como "guiris".
      Enhorabuena.
      Un abrazo
    1. Avatar de preikest
      preikest -
      -duplicado-
    1. Avatar de preikest
      preikest -
      Excelente reportaje y como no preciosas fotos.
      Un besazo
    1. Avatar de agobe
      agobe -
      Espectacular. Si marruecos llegara a necesitar un embajador turistico, deberían tenerte en cuenta.
      Las fotos son espectaculares, a nivel del reportaje.
      Un saludito
    1. Avatar de MARLO
      MARLO -
      Precioso reportaje, se nota que esta realizado desde el amor que sientes por esa tierra,

      Un abrazo,
    1. Avatar de Danton
      Danton -
      Buenas fotos y buen relato
      Muchas gracias por mostrarnos esa parte del mundo desde tu ojo.

      Saludos
    1. Avatar de coque
      coque -
      Cita Iniciado por huertas19 Ver mensaje
      Joer,ni yo mismo,que vivo aqui podria haberlo descrito mejor........Pedro,cuanto daria por que nos fuesemos juntos un dia de fotos por Asillah!!!!

      Maginifico reportaje,ACOJONANTE,diria yo......

      Recibe un fuerte abrazo
      A esa me apunto yo también, jejejeje. Os invito a comer en Casa Pepe (tranquilos, nada tiene que ver con el de Despeñaperros, jajajaja).
    1. Avatar de Tarao
      Tarao -
      Enhorabuena por el trabajo realizado, es un reportaje ameno que invita a seguir leyendo y las fotos estan muy bien, preciosas
      Un abrazo Mohamed
    1. Avatar de Mario V
      Mario V -
      Conocía muchas de esas fotos y me ha gustado verlas todas juntas en un reportaje, me ha ayudado a recordar mi viaje por ese maravilloso país lleno de luz, colores y aromas, agradecerte tu tiempo para contarnos historias de Africa y mostrarnos rincones llenos de encanto.
    1. Avatar de ayzoavin
      ayzoavin -
      Si te digo que nunca se me habría ocurrido pensar en ir a Marruecos y que ahora, después de leer tu artículo, no me importaría ir, creo que te puedes hacer una pequeña idea de lo que a supuesto para mí.
      Las fotos no por conocidas dejan de ser espectaculares.
      Gracias Pedro.

      PD. Estaba pensando que no seríais mala compañía Eduardo, Jorge y tú para una "turné".
    1. Avatar de Cares
      Cares -
      Magnífico reportaje.
    1. Avatar de MALOCEMA
      MALOCEMA -
      Yo tambien conocia muchas de estas fotos, pero es que con los textos este reportaje adquiere bastante mas relevancia... Tengo que plantearme conocer esas tierras... a pesar de mi fobia a los viajes
      Fantastico reportaje, si señor...
      Un abrazo.
    1. Avatar de leboc
      leboc -
      Hoy he tenido un pequeño rato para dedicarle el tiempo que se merece realmente un magnifico reportaje como el que te has currado Pedro, el texto acompaña fantásticamente y nos invita a adentrarnos y conocer esa parte del universo Africano que es Marruecos. Me ha encantado recordar muchas de las fotos que conocía, verlas juntitas y algunas que no conocía, especialmente paisajes.
      Grande Mr. Cantero
    1. Avatar de Bolcaya
      Bolcaya -
      Precioso recorrido visual y narrativo magníficamente documentado.
      Enhorabuena
    1. Avatar de pedrofcs
      pedrofcs -
      Muchísimas gracias a todos por esos comentarios... He estado unos días fuera y no había podido contestar: es un lujo recibirlos.
      Sí que no sería nada mala reunión, CArlos... jejejeje
      Abrazos
    1. Avatar de mandiles
      mandiles -
      Este año iré unos días de vacaciones y espero llenar unas cuantas tarjetas, me gustan mucho esos colores típicos de la zona y sobre todo el azul de las casas, gracias por el reportaje, saludos