Registrarse
  • El Estado más Pequeño del Mundo (de Malomen)

    -foto1.jpg


    En el presente artículo, pretendo mostrar un reportaje fotográfico de mi visita a la Ciudad del Vaticano, en el año 2009, describiendo alguna de sus particularidades y mi propia experiencia. Fotográficamente tuve unas circunstancias excepcionales, si bien era un usuario de réflex bastante reciente, y mis conocimientos fotográficos, cualquiera que sea mi nivel ahora, eran manifiestamente inferiores. Aún y todo, me ha parecido interesante por ser un lugar de plena actualidad tras la elección del nuevo Papa y por su interés tanto histórico como artístico.
    La Ciudad del Vaticano, es el estado más pequeño el mundo, pero ni siempre ha sido tan pequeño, ni su tamaño se corresponde con su relevancia tanto histórica como contemporánea. Para bien o para mal, la historia de Europa desde la caída del Imperio Romano ha estado influenciada por lo que ocurría en el corazón de Roma, donde reside la sede del Papa, que, no nos olvidemos, además de ser la cabeza visible de la Iglesia Católica, como sucesor de San Pedro, técnicamente hablando es el Obispo de Roma. Pero además de su dimensión religiosa, el Papa es el jefe de un estado, más bien una ciudad-estado, que cuenta con su banca, sus medios de comunicación su gobierno, entre otras muchas cosas. Otra particularidad es que es el único estado cuya lengua oficial es el latín, además del italiano. La Ciudad del Vaticano surge en 1929 como resultado de los Pactos de Letrán, después de que en 1870 la unificación italiana acabara con los Estados Pontifícios.

    -foto02.jpg

    El concepto del Vaticano está íntimamente relacionado con el de la Santa Sede que corresponde a la máxima autoridad de la iglesia católica correspondiente al episcopado de la ciudad de Roma. La Curia Romana, es el conjunto de órganos de gobierno de la Santa Sede y de la Iglesia Católica pero no de la ciudad del Vaticano. El Vaticano puede considerarse pues como un Estado donde reside la Santa Sede que corresponde a su dimensión religiosa y el Papa es el regidor de ambas instituciones. Ambos conceptos, por tanto, están íntimamente relacionados y es por ello que el Vaticano puede considerarse actualmente la única teocracia de Europa.

    -foto03.jpg

    Inicialmente, lo que más sorprende al visitante que llega al Vaticano, son las dimensiones de la Plaza de San Pedro y la Basílica del mismo nombre. La Plaza de San Pedro fue proyectada por Gian Lorenzo Bernini entre 1656 y 1667. La plaza es n trapezoide que se ensancha en la parte central formando una elipse delimitada por dos pasajes formados por una doble columnata y rematados por una balaustrada con figuras de 140 santos. Dos fuentes se sitúan exactamente en los focos de la elipse, desde donde las columnatas dobles se ven como formadas por una única columna. En el centro de la plaza se sitúa un gigantesco obelisco egipcio sin inscripciones que estaba antiguamente en un circo romano y colocado allí en memoria del martirio de San Pedro en el circo de Nerón.

    -foto04.jpg

    -foto05.jpg
    Obelisco Egipcio y Columnata de Bernini

    Curiosamente el estado más pequeño del mundo alberga la iglesia más grande, la Basílica de San Pedro con la friolera de 218 m. de longitud, 136 m. de altura hasta la cúpula, 44,5 m. de altura de su espacio interior y abarca una superficie de 2,3 Ha. Dicha basílica se edifica, y esto parece estar comprobado histórica y científicamente, sobre la tumba de San Pedro. Su construcción se ha considerado a veces como un ejercicio de ostentación el caso es que le salió cara a la Iglesia, no sólo por el dinero en sí, sino porque para financiarla se generalizó la práctica de la venta de indulgencias (básicamente perdón por dinero), lo que a la postre sería uno de los detonantes de la Reforma Protestante. A pesar de la creencia general, la Basílica de San Pedro ni es la sede oficial del episcopado de la ciudad de Roma, correspondiente al Papa, ni es la iglesia de más alto rango de la ciudad, pues ambos honores corresponden a la Archibasílica de San Juan de Letrán. Sin embargo, se considera la principal iglesia pontificia, al celebrarse en ella la gran mayoría de las ceremonias oficiadas por el Papa por estar en el Vaticano donde reside.

    -foto06.jpg
    Fachada de la Basílica de San Pedro

    -foto07.jpg
    Interior de la Basílica visto desde la entrada

    El caso, es que mi visita a la Ciudad del Vaticano, en compañía de mi mujer en el año 2009, puede considerarse un auténtico golpe de suerte. Quiero despojar este artículo de todo posible tinte religioso y centrarme básicamente en la experiencia en sí. Me acuerdo que habíamos elegido un Domingo, día de nuestro primer aniversario de bodas, para visitar la Plaza, la Basílica y los Museos Vaticanos, no recuerdo si por tener mayor simbolismo, si porque iba a hacer bueno, que lo hizo, o porque simplemente nos cuadraba mejor. El caso es que como era nuestro aniversario le dije a mi mujer de broma que nos iba a recibir el Papa y darnos la bendición, que es lo que suele hacer, como diciendo que era un día importante para nosotros y que lo iba a saber hasta el mismísimo Papa. En ese momento lo que no sabía es cuán premonitorias iban a ser mis palabras…
    A lo largo de la semana ya se palpaba algo raro, pero como era nuestra primera visita a Roma no lo achacamos a nada en concreto, pero el caso es que la ciudad estaba llena de visitantes que parecían llegar en grupo, y muchos de ellos eran religiosos (monjas, etc.). Esta sensación de extrañeza se acrecentó cuando estábamos cerca de la Plaza y al llegar a ella vimos que había bastante gente dentro y que estaban regulados los accesos, con escáneres de rayos en las entradas habilitadas en la columnata. Entonces le dije a mi ujer: “Claro, es que hemos venido en domingo, e igual hay misa aquí en la Basílica oficiada por el Papa, será lo habitual”. Ya entonces nos dimos cuenta que no íbamos a poder hacer la visita a la Basílica ni a los Museos.

    -foto09.jpg

    Una vez entrados en la Plaza, vimos que había un par de pantallas gigantes en las que aparecía el Papa dando misa dentro de la Basílica. Pero dos cosas llamaron especialmente nuestra atención: los tapices con figuras de supuestos santos colgados y que hubieran montado la estructura en la Plaza con un altar para el Papa. Es entonces cuando hilamos todos los cabos: que la misa correspondía a una beatificación, que toda la gente había venido de muy lejos para ello y para ver al Papa y que éste iba a salir en breve a la Plaza. El caso es que nosotros aparecimos allí de pura casualidad cuando miles de personas habían viajado otros tantos kilómetros sólo para eso. Cuando lo pienso, es una casualidad que no se explica por la estadística y entonces también pienso que por la misma regla de tres me puede tocar la lotería, je, je. Y efectivamente salió el Papa, saludo en varios idiomas y dio la bendición a toda la plaza, y entonces yo quedé como un campeón porque le dije a mi mujer: “Ves, ya te lo había dicho yo… Es que no me crees…”

    -foto08.jpgEsperando al Papa en la Plaza mientras oficia misa en el interior

    -foto10.jpgEl Papa, ya en la Plaza, se dirige a los fieles

    Lo inesperado de este acontecimiento hizo que tuviéramos que postergar para otro día nuestra visita. Primero nos dirigimos a los Museos Vaticanos, y me asaltó una persona prometiéndome que por un precio algo superior, si íbamos con él nos íbamos a saltar la cola que daba toda la vuelta a la manzana. No suelo ser de los que se fían mucho, pero la perspectiva de esperar era peor a la de perder unos euros, y el caso es que después de reunir a un grupito, cumplió lo prometido y efectivamente entramos como un grupo organizado sin tener que hacer toda la cola.

    -foto11.jpg

    -foto12.jpg

    -foto13.jpg
    Laocoonte y Sus Hijos

    -foto14.jpg

    Los Museos Vaticanos, de los que no había oído hablar mucho a excepción de algunas obras o estancias famosas, era una abrumadora colección de obras de arte y estancias fastuosas, donde cada detalle era digno de admirar, cosa a veces difícil por las mareas de gente que circulaban por las galerías. Mención aparte merece la Capilla Sixtina, que no necesita mucha presentación y que no defrauda, salvo por la prohibición de hacer fotos que quien más quien menos se intenta saltar, aunque la vigilancia es bastante estrecha. Sin embargo, hay otras estancias que también son preciosas, como puede ser la Galería de los Mapas o la Galería del Braccio Nuovo.

    -foto15.jpg
    Galería de los Mapas

    -foto16.jpg
    Galería del Braccio Nuovo

    Dejamos para la tarde la visita a la Plaza y la Basílica. De nuevo esto fue un auténtico golpe de suerte, al menos para un fotógrafo. Y lo digo porque al entrar en la plaza, se cernió sobre nosotros una tormenta de estas que parece que se hace de noche, se levantó un vendaval y la gente empezó a huir corriendo de la plaza, intentando anticiparse a la tromba de agua que cay. En el momento pensé que podía tratarse fácilmente de alguna escena de Ángeles y Demonios. Rápidamente saqué unas fotos (lamentablemente no tenía puesto el modo RAW, cosa rara, razón por la cual estuve tirándome de los pelos bastante tiempo) y nos metimos al resguardo de la Basílica.

    -foto17.jpg
    La tormenta se cierne sobre la Plaza de San Pedro

    -foto18.jpg

    -foto19.jpg
    Baldaquino y Altar

    Efectivamente la Basílica por dentro es abrumadora por su tamaño y por las obras que pueden verse en ella. Entre otras muchas cabe destacar La Piedad, de Miguel Ángel, que se ve tras un cristal y detrás de muchas personas. Pero quizás, lo que más impresiona al visitante es el Baldaquino, diseñado y construido por Bernini, como no, que se encuentra debajo de la cúpula construida por Miguel Ángel, otra maravilla. La función del Baldaquino es la de dar cobijo al altar al situarse en una zona abierta, es realmente espectacular con sus columnas de bronce de 14 m. de altura (el conjunto llega a los 29 m.) y un estilo más bien barroco.

    -foto20.jpg
    Bóveda de Miguel Ángel

    Ya para terminar la visita y tras esperar un poco nuestro último golpe de suerte. La tormenta deja paso al sol y aparece un formidable arco iris doble. Es el típico momento que necesitas un trípode, no por el tiempo de exposición sino porque te tiembla la cámara de la emoción. Comprenderéis ahora porque me llevo tan buen recuerdo del Vaticano…

    -foto21.jpg

    -foto22.jpg

    -foto23.jpg

    Iván Macía
    Comentarios 18 Comentarios
    1. Avatar de frivera
      frivera -
      Qué bien luce esa plaza con un ¡doble¡ arco iris. Si es que, además de hacer fotos, hay que tener suerte.
      Un buen artículo para un pequeño país.
    1. Avatar de pedrofcs
      pedrofcs -
      Pues has sacado mucho jugo a ese pequeño estado combinando texto y fotografías, ambos de calidad
      Buen trabajo
    1. Avatar de Palacios
      Palacios -
      Muy interesante, unas estupendas fotos y muy bien explicadas.
      Un saludo
    1. Avatar de malomen
      malomen -
      Cita Iniciado por frivera Ver mensaje
      Qué bien luce esa plaza con un ¡doble¡ arco iris. Si es que, además de hacer fotos, hay que tener suerte.
      Un buen artículo para un pequeño país.
      Muchísimas gracias Francisca, por tu comentario pero sobre todo por el curro que te pegas para que el resto lo puedan ver...
    1. Avatar de Jesús M García
      Jesús M García -
      Excelente trabajo por parte de los dos!!!
      Otro sitio a la lista de "Pendientes"..
      Abrazos
    1. Avatar de Jesús M García
      Jesús M García -
      Excelente trabajo por parte de los dos!!!
      Otro sitio a la lista de "Pendientes"...
      Abrazos
    1. Avatar de carlos guti
      carlos guti -
      Para quien no haya estado en el Vaticano, perfecta miniguía ilustrada para no perderse nada del aquel lugar. Y Malomen, una curiosidad que me corroe: ¿Las imágenes de la tormenta, no serían de octubre de 2009? ¿Y más concretamente del día 12 de ese mismo mes y año? Te lo pregunto, porque precisamente ese día yo estaba en el Vaticano y cayó una tormenta-relámpago muy parecida a como la enseñas en tus fotos, y valga el simil no por los rayos que cayeron, si no porque apenas si duró 15 minutos para la que se armó. Si corresponde el día, ya será una buena coincidencia en el tiempo y en el espacio. Saludos
    1. Avatar de JOSECARLOSS
      JOSECARLOSS -
      muy guapo el artículo, la fotos me parecen que estan a la altura del lugar sin ninguna duda. enhorabuena por este reportaje
    1. Avatar de elrubio183
      elrubio183 -
      Pisha, si como usuario de reflex recluta hiciste esto habrá que ver lo que haces ahora.
      Muy bueno, enhorabuena.
    1. Avatar de malomen
      malomen -
      Cita Iniciado por carlos guti Ver mensaje
      Para quien no haya estado en el Vaticano, perfecta miniguía ilustrada para no perderse nada del aquel lugar. Y Malomen, una curiosidad que me corroe: ¿Las imágenes de la tormenta, no serían de octubre de 2009? ¿Y más concretamente del día 12 de ese mismo mes y año? Te lo pregunto, porque precisamente ese día yo estaba en el Vaticano y cayó una tormenta-relámpago muy parecida a como la enseñas en tus fotos, y valga el simil no por los rayos que cayeron, si no porque apenas si duró 15 minutos para la que se armó. Si corresponde el día, ya será una buena coincidencia en el tiempo y en el espacio. Saludos
      Gracias por tu comentario. Pues efectivamente las fotos de la tormenta son del 12 de Octubre de 2009, vaya coincidencia! La tormenta fue brutal, espectacular!
    1. Avatar de malomen
      malomen -
      Cita Iniciado por carlos guti Ver mensaje
      Para quien no haya estado en el Vaticano, perfecta miniguía ilustrada para no perderse nada del aquel lugar. Y Malomen, una curiosidad que me corroe: ¿Las imágenes de la tormenta, no serían de octubre de 2009? ¿Y más concretamente del día 12 de ese mismo mes y año? Te lo pregunto, porque precisamente ese día yo estaba en el Vaticano y cayó una tormenta-relámpago muy parecida a como la enseñas en tus fotos, y valga el simil no por los rayos que cayeron, si no porque apenas si duró 15 minutos para la que se armó. Si corresponde el día, ya será una buena coincidencia en el tiempo y en el espacio. Saludos
      Gracias por tu comentario. Efectivamente fue el 12 de Octubre de 2009, vaya coincidencia! La tormenta fue brutal!
    1. Avatar de malomen
      malomen -
      Muchas gracias a todos por vuestros comentarios
      Carlos Guti, no sé que pasa que te respondo y no aparece, pero efectivamente fue el 12 de Octubre de 2009, vaya coincidencia!!!
    1. Avatar de carlos guti
      carlos guti -
      Hola Malomen, no te preocupes, han llegado todas tus respuestas. Estoy también asombrado con la coincidencia, tengo fotos de ese día y de ese mismo lugar, claro está, y es que tienen el mismo color, las mismas nubes, hasta el mismo acoiris y al ver que era de 2009 se me encendió la bombilla y fíjate qué curioso. Saludos
    1. Avatar de michaval
      michaval -
      Enhorabuena por las fotos y por el texto. Me ha gustado.
    1. Avatar de hartza
      hartza -
      Cuando yo estuve en el Vaticano, Benedicto XVI debía ser monaguillo. Veo que las cosas siguen más o menos igual, aunque tengo la sensación de que, según lo que comentas, en los interiores no había tanto turista, pero el Vaticano es lo que es y no se puede pedir más. Es un buen reportaje guía, con unas interesantes fotos y ese golpe final de la plaza coronada por un bellísimo arcio iris doble. Enhorabuena Iván y muchas gracias por compartirlo. Un saludo .
    1. Avatar de vicentefores
      vicentefores -
      Enhorabuena!! ¿Y te dejaron hacer fotos dentro de los museos vaticanos??
    1. Avatar de vicentefores
      vicentefores -
      Enhorabuena!! ¿Y te dejaron hacer fotos dentro de los museos vaticanos??
    1. Avatar de mandiles
      mandiles -
      Es el Pais que si levantas una piedra encuentras un tesoro, buen reportaje, a mi también me llovió en mi visita.