Registrarse
  • Mamiya

    La marca Mamiya, sin duda, es el referente de la industria japonesa dentro del campo de la fotografía de medio formato, siendo sus cámaras muy apreciadas por los fotógrafos que desarrollan su trabajo mediante este formato.

    Mirada-mamiya-1.jpg

    Mamiya RB67

    La empresa Mamiya fue creada el 10 de mayo de 1940, en Hongo, Tokio, por el empresario Tsunejiro Sugawara y el ingeniero Seichi Mamiya, llamándose inicialmente Koki Seisakusho Mamiya.(Taller óptico de Mamiya).

    Su logotipo, formado por dos lentes cruzadas, una cóncava y otra convexa, con las letras S y M, correspondientes a las iníciales de los nombres de sus creadores, fue creado por los alumnos de la Escuela de Bellas Artes de Japón.

    La primera cámara que fabrico, ese mismo año, que dio inicio a una prestigiosa serie, fue la Mamiya Six (o Mamiya 6), una cámara de fuelle horizontal, como muchas de las que se fabricaros aquellos años, que empleaba la película de formato 120, proporcionando 12 fotogramas de 6x6, aunque tenía la opción de sacar 18 fotogramas de 4,5x6cm. Eran modelos bastante avanzados y estaban dotados de telémetro por doble imagen, inicialmente, como en el caso de las Leica, poseía un visor para el enfoque y otro para el encuadrado. Pero lo más lo más particular de estas cámaras es su sistema de enfoque: mientras la mayoría de las cámaras enfocan mediante el desplazamiento adelante y atrás del objetivo, las Mamiya six lo realizaba mediante el desplazamiento del plano de la película. La fabricación de esta serie se prolongaría hasta 1958. Sirvió de inspiración para las series de 35mm. Inicialmente conservaban un visor a nivel de cintura, al estilo de las cámaras de fuelle antiguas, que desapareció a partir de la Mamiya is IV.

    Durante la II Guerra Mundial la fábrica de Mamiya fue destruida por lo que hubo que reconstruir totalmente las instalaciones y rehacer la empresa.

    Una extraña decisión de las fuerzas aliadas no permitía a los fabricantes japoneses de cámaras venderlas dentro del mercado japonés hasta que la empresa no fuera capaz de exportar una parte importante de la producción, por lo que había una importante demanda interior a la que Mamiya no podía responder. Este hecho obligó a tener una política exterior muy agresiva que le llevó a abrir oficinas en Nueva York y Londres. Mamiya tuvo mucha suerte al recibir importantes pedidos de las fuerzas armadas de Estados Unidos, de forma que prácticamente la totalidad de las cámaras Mamiya six fueron vendidas al personal militar estadounidense y se distribuyeron por Estados Unidos e Inglaterra.

    Durante la postguerra se produjo un fuerte desabastecimiento y Mamiya tenía importantes problemas para obtener obturadores y objetivos de Chiyoda, su antiguo proveedor, motivo por el cual decidió fabricar sus propios obturadores y objetivos. Para ello, en 1947, compró una fábrica en Setegaya, Tokio, constituyendo una empresa filial a la que llamó Setegaya Koki, de donde procede el nombre de Sekor (primeras letras) de sus objetivos.

    En 1948, con la Mamiyaflex Junior, da inicio a la primera serie de TLRs. Esta serie que se desarrolló hasta 1957, es de cámaras sencillas (sobre todo si las comparamos con sus sucesoras) de dos objetivos, siguiendo la línea de las cámaras Rolleiflex alemanas, de 12 fotogramas de 6x6 en película 120. El modelo fue creciendo en complejidad y calidad con modelos como la Mamiyaflex Automatic-A, de 1949, que es la primera TLR japonesa con parada automática del avance, que permitía el avanzar un fotograma sin necesidad de ver el número a través de la típica ventanita roja. Y los modelos Automatic a partir del Mamiyaflex Automatic-AII, de 1954, que permite intercambiar los juegos de objetivos, anticipo de la futura serie “C”.

    En 1949 sacó su línea destinada a la película de formato 135, la serie Mamiya 35, una serie de cámaras telemétricas de doble imagen con objetivo fijo. Emplearon los obturadores Copal-B, Copal-SV, Copal-MX y Seikosha-MXL. Empleo objetivos Sekor con varias longitudes y la mayoría con una apertura f:2.8, aunque también se emplearon modelos más luminosos de f:2 y f:1.9. Inicialmente se intento aplicar el sistema de enfoque por desplazamiento del plano de la película, como en la Mamiya six, pero problemas técnicos hicieron abandonar esta idea, retomando el enfoque por desplazamiento del objetivo.

    En el mismo año de 1949, sacó otra línea comercial, las Mamiya 16, cámaras subminiaturas que podían sacar 20 negativos de 10x14mm en una película de 16mm. Salieron diversos modelos hasta la Mamiya16EE de 1962.

    Mamiya no abandonó su política agresiva de exportación, para ello creo en 1950 la multinacional Mamiya Camera Company Ltd, en 1951 pasó a cotizar en la Bolsa de Tokyo y en mayo de 1956 tiene una importante presencia en la muestra internacional Fotokina.

    Dentro de la línea de cámaras telemétricas de 35mm, es de destacar la Mamiya Magazine 35, aparecida en 1957, que fue la primera cámara de 35mm dotada de respaldos intercambiables, lo que permitía emplear casi simultáneamente varios tipos de películas con un solo cuerpo.

    Mirada-maniya-2.jpg

    Mamiya C330

    El concepto de pares de objetivos intercambiables ya había sido introducido en 1949 por André Grange en la Rex Reflex. Pero Mamiya lo retomaría en 1957 para su Mamiyaflex C, la pareja de objetivos se monta mediante un sencillo mecanismo en la parte frontal de un gran fuelle horizontal que se desplaza sobre unas guías mecanizadas mediante un sistema de cremallera. Es el sistema “C” de Mamiya, una serie de cámaras dedicadas al profesional, las únicas TLRs que apostaron por el sistema de objetivos intercambiable, un auténtico éxito comercial, que situó a la marca en lo más alto de las TLR y una referencia obligada dentro del medio formato. El juego de pares de lentes de las Mamiya “C” va desde el angular Sekor 55mm f:4.5, hasta el tele Sekor 250mm f:6.3, pasando por algunos como el Sekor 80mm f:2.8. Esta serie tuvo una gran aceptación entre los profesionales de la fotografía y fruto de ello es que su último modelo, el Mamiya C330s, apareciera en 1983, bajo los mismos conceptos y forma similar, más de 25 años después de que apareciera el primer modelo.

    A principios de los años 60, Mamiya, como el resto de fabricantes, apostó por las cámaras réflex de 35mm. Su primer modelo fue el Prismat NP, de 1961, esta serie sería sustituida en 1964 por la extensa serie de cámaras Mamiya/Sekor, muchas de las cuales aportaban interesantes novedades técnicas como el caso de la Mamiya/Sekor 500DTL (1969), que fue la primera en aportar dos sistemas de medición, el puntual y el promediado. La Mamiya/Sekor AutoXTL (1971) que fue en su momento la más avanzada, y la Mamiya ZE, de 1980, que fue la primera SLR en emplear el acoplamiento electrónico entre el cuerpo de la cámara y sus lentes intercambiables. Su producción en el campo del 35mm se vio profundamente afectado por la crisis financiera que sufrió la empresa en 1984, haciendo desaparecer a la marca en este campo.

    Mirada-maniya-3.jpg

    Mamiya ZE-X

    Sin lugar a dudas, Mamiya es una marca asociada al medio formato profesional. Ello es debido a los grandes éxitos que ha tenido dentro de este campo. Uno de estos éxitos es las cámaras Mamiya Press, aparecidas en 1964. Es un sistema de cámaras telemétricas de medio formato (herederas de la Mamiya Six), pensadas para el fotógrafo periodístico profesional. La concepción básica es un cuerpo muy sencillo cómodo y fácil de manejar en cualquier circunstancia, con un gran visor dotado de un enfoque por doble imagen, una empuñadura que permite sujetar con firmeza la cámara mediante la mano izquierda y zapatas de accesorios a ambos lados del cuerpo. A esto se añade la posibilidad de respaldos intercambiables de diversos formatos (6x9, 6x7, 6x6 y 4,5x6), incluido uno para película Polaroid, que permite al fotógrafo alternar con facilidad el tipo, formato y sensibilidad de la película, y, finalmente, un sistema de objetivos intercambiables y otro muchos más accesorios. De estas cámaras se sacaron tres modelos, siendo las dos últimas compatibles con el sistema profesional de Graflex.

    Mirada-maniya-4.jpg

    Mamiya Super 23 Press

    En 1970, Mamiya irrumpe con fuerza en el mercado de las SLR de medio formato mediante la Mamiya RB67, una cámara profesional, grande, fuerte pero muy sencilla de manejar que proporciona fotogramas de 6x7 y 6x9 en carretes de 120 o 220, mediante sus cargadores intercambiables que podían ponerse tanto en vertical como en horizontal. Mediante un fuelle de extensión se transformaba en una excelente cámara macro. Con ella aparecieron diversos objetivos, desde el Mamiya-Sekor 65mm f:4.5, hasta el Mamiya-Sekor 250mm f:4.5.
    En 1975 presentara otra gran SLR de formato medio, la Mamiya M645. Se trata de una cámara profesional que proporciona negativos de 4.5x6 en película 120 y 220, El visor, la pantalla de enfoque y los objetivos son intercambiable, pero no así los respaldos en sus primeros modelos, aunque recupero esa posibilidad en modelos posteriores como el 645 Pro. Todos los modelos de esta familia compartirán y podrán intercambiar todos sus accesorios.

    Mirada-maniya-5.jpg
    Mamiya 645

    En 1982 aparece la RZ67, una cámara profesional, que como la RB67 de la que evoluciona, proporciona fotogramas de 6x7 sobre película 120, y, que en el fuelle que surge del cuerpo con el objetivo recuerda mucho a la serie “C” de TLR, que tanto prestigio le ha dado. Es sin duda una cámara de gran calidad con una gran cantidad de accesorios y de objetivos, entre los que se encuentra un 500mm.

    Aunque Mamiya centra su negocio en el campo del medio formato profesional, intento durante la década de los 70 y primeros 80, mantener su posición dentro del mercado aficionado, bien con cámaras réflex Mamiya/Sekor, nombradas anteriormente, como de diversas telemétricas de película 135.
    Pero en 1985, la empresa Osawa, antigua Bell&Howell Japón, encargada de la distribución de todos los productos de Mamiya, se declaró en bancarrota, afectando al comercio exterior sobre el que Mamiya había basado siempre el negocio, causando importantes problemas financieros a la empresa, hasta el punto de hacerla casi desaparecer y sólo mediante el apoyo del gobierno japonés y del grupo Cosmo 80, líder japonés de programación de empresas, lograron mantener la producción de Mamiya, pero aunque en 1985 se lograba sacar la excepcional Mamiya 645 Super, en 1984 había cesado toda la producción de cámaras de 35mm, llevándose todos los planes en el campo de la fotografía aficionado como el prometedor proyecto de Mamiya Z.
    Apenas salía de sus problemas financieros, cuando en 1988 murió Sugawara Tsunejiro, creador de la empresa y diez meses después Seichi Mamiya, el ingeniero que diseñó su primera cámara, cofundador la empresa y el que le dio su nombre.

    En 1989, con la nueva Mamiya 6 la empresa regresa al mercado de las cámaras telemétricas de medio formato. Hay que tener en cuenta que hasta la aparición de los nuevos sistemas de autofocus, el sistema telemétrico aportaba una velocidad superior que el réflex, de ahí la preferencia de las cámaras telemétricas entre los reporteros. En este nicho comercial de los profesionales del periodismo es donde Mamiya encontró clientes para sus cámaras, al sumar a las ventajas de las telemétricas la calidad del formato medio. Posteriormente, en 1995 aparecería la Mamiya 7, de características similares, pero que era capaz de sacar fotogramas de 7x6 sobre película 120 o 220.

    En 2005, Mamiya Corporation anunció la Mamiya ZD, una de las cámaras digitales profesionales de medio formato más avanzadas del mercado, con 22 Mp. En septiembre de 2006 Mamiya Optical transfiere todos sus activos a Cosmo Digital, que crea una nueva compañía, la Mamiya Digital Imaging, que se encarga de la continuidad de la marca y de prestar el servicio a todos los usuarios Mamiya.
    Este artículo fue publicado originalmente en el tema del foro: ARTICULO: Marca Mamiya iniciado por Rasec Ver mensaje original