Estás viendo el contenido archivado del viejo foro de Ojodigital. No podrás iniciar sesión ni crear nuevo contenido o comentarios.

El foro de ojodigital ha migrado a: https://foro.ojodigital.com, con un aspecto mucho más moderno, amigable y adaptado a dispositivos móviles.

¡¡PINCHA AQUÍ PARA ACCEDER AL NUEVO FORO!!

  • Afganistán (por Coque)

    Estela Aerea-afganistan.jpg

    Afganistán era para mí poco más que ese país que desfila en primer lugar en unas olimpiadas. Que crecí viendo telediarios con imágenes dantescas de los soviéticos invadiendo este país. Que era aquel país en el que se refugió el causante intelectual de los atentados del 11-S, al que nunca encontraron. Que se produjo una invasión contra el régimen que protegía a dicho terrorista. Y que, desde hacía unos pocos de años, una serie de países habían ido allí, se supone, a ayudar en la reconstrucción del país. España, dentro de los marcos internacionales a los que pertenece, forma parte de esta serie de países y mantiene allí desplegado un contingente con más de mil personas.




    Estela Aerea-afganistan-1-.jpg

    Pero mi acepción de Afganistán, cambió a principios de 2009. Iba a ser parte de este contingente. Aunque sabía a dónde iba, no era fácil aceptar que debería de estar lejos de casa, de la familia, de los amigos, de mi vida, en definitiva, casi cinco meses. Y que, además, el simple hecho de estar allí implicaba un serio peligro para mi integridad. Bueno, esto formaba parte de mi profesión. Debería saber que existía esta posibilidad. Por lo tanto, no había lugar a quejas.

    Estela Aerea-afganistan-2-.jpg


    Por supuesto, no dudé desde el primer momento, que lo primero que metería en el equipaje, seria mi maravillosa Nikon D50 con sus correspondientes cristalitos. ¡Cómo iba a estar yo cinco meses sin tirar una sola foto! Impensable. Así que, bien embaladita y siempre encima mía, hicimos juntos las casi 20 horas de viaje hasta llegar a Herat, ciudad al oeste de Afganistán donde está la base de la que, afortunadamente para mí, no iba a tener que salir en mis más de 140 días allí. Al principio la sensación era como si estuviera siendo parte del reparto de la película Platoon: Helicópteros sobrevolando continuamente el campamento. Soldados armados hasta los dientes que salían o volvían de realizar alguna misión… Incluso, algunas veces, se escuchaban explosiones lejanas y, por desgracia, no tan lejanas: podíamos catalogarlas de demasiado cercanas. Bueno, no hablo más de ello. A los pocos días, ya ves todo como algo cotidiano, algo normal. Te terminas acostumbrando a vivir así. Te terminas acostumbrando incluso a vivir, durante todo ese tiempo, en una especie de campo de concentración. La base tiene escasamente una extensión de unos cinco kilómetros cuadrados. Ahí haces toda tu vida. Durante todo ese tiempo es tu lugar de trabajo, de vida y de recreo.
    Estela Aerea-afganistan-3-.jpg


    Por aquel entonces, mis miras fotográficas, únicamente como mero aficionado, lo que soy, eran paisajistas. Tanto paisaje natural como urbano, era lo que copaba casi la totalidad de mis fotos. Lejos quedaba de mí la fotografía social o el retrato social. Claro está que, a la vista de lo que he comentado, no iba a salir para nada de la base, y mis expectativas paisajistas se fueron diluyendo. Todo lo más que podía capturar era lo que daba mi vista si me subía a los montículos de protección del perímetro de la base. Bueno, pensé, menos da una piedra. Imaginad que después de 10 ó 12 días fotografiando lo mismo, te llegas a cansar. Además, salvo las elevadísimas montañas que rodean la base y lo poco que se ve de la ciudad de Herat, no había nada destacable que fotografiar.
    Estela Aerea-afganistan-4-.jpg


    Transcurridas dos o tres semanas, un compañero me dijo que había recibido un paquete de España. Lo había enviado su familia con ropa, juguetes y material escolar. En la base hay un hospital regido por el ejército español, en el que se atiende a heridos en atentados o accidentes, sobre todo, miembros de la OTAN. Hay también otro hospital, éste dirigido por médicos del ejército italiano, en el que se atiende a ciudadanos de Herat y alrededores. Es, podíamos decir, como un médico de familia. Pues bien, este compañero que os digo que había recibido el envío desde España, me propuso ir a acompañarle al hospital italiano, que se llama Role 1 (el español es Role 2), a entregar el contenido del paquete. “Así me haces alguna foto y se la mando a la familia” – me dijo. Por supuesto, acepté y le acompañé.

    Estela Aerea-afganistan-5-.jpg


    Lo que sucedió, lo que vi y lo que sentí ese día en ese hospital marcó mi estancia en Afganistán. Y no solo me refiero a mis fotografías. Ver por primera vez un burka, impresiona. Se queda grabado para siempre. Nunca olvidaré ese primer día que me crucé con una mujer con burka. Esa imagen se ha quedado grabada en mi mente para el resto de mi vida. Impresiona verlo. Impresiona imaginarse su vida. Pero lo peor de todo, es lo que impresiona imaginarse la vida que le queda por delante.

    Estela Aerea-afganistan-6-.jpg


    Me puse en contacto con la familia y compañeros de trabajo para que me hicieran llegar todo el material escolar, juguetes o ropa que pudieran acaparar. Les expliqué lo del hospital y enseguida comenzamos a recibir paquetes que distribuíamos en nuestras cada vez más frecuentes visitas al hospital italiano. También les llevábamos botellas de agua y algo de comida que conseguíamos en el comedor de la base. Los afganos y afganas que acudían a la consulta, reaccionaban igual. Nos esperaban, como normalmente se dice, como agua de mayo. Desde luego, esta no era mi actividad oficial allí. El puesto que yo ocupaba en Afganistán estaba encuadrado dentro del módulo de telecomunicaciones e informática, pero he de reconocer, que acudir al hospital a repartir la ropa o comida o agua o juguetes, se convirtió en casi una obsesión para muchos de nosotros. Os aseguro que, pasado el mal trago de las primeras veces, terminas dándote cuenta de lo que haces disfrutar a esta gente, sobre todo a los niños y a sus madres viendo que sus hijos, por una vez, son felices y disfrutan. Aunque les dure poco.
    Estela Aerea-afganistan-7-.jpg


    Otra cosa era cuando sacaba la cámara. Entonces reaccionaban de diferente manera. Sobre todo las mujeres. Rara era la que se descubría ante nosotros. Imagino que más por costumbre que por molestia. Lo que, obviamente, nunca hice, fue forzar una situación. Si se giraban al verme con la cámara o yo notaba esa molestia que les causaba, enseguida guardaba la cámara o me centraba en quien sabía que no se molestaba. Estos eran los ancianos. Muchos de ellos hasta nos pedían que les hiciéramos fotos. Les gustaba que les hicieran fotos e incluso les gustaba posar. Llegamos además a hacer amistad con alguno de ellos. Había muchos de ellos que acudían asiduamente, puesto que o eran ellos a los que debían atender o acompañaban a algún nieto o a alguna hija o simplemente a supervisar qué hacían los occidentales con quienes acudían allí.
    Estela Aerea-afganistan-8-.jpg


    No fue este el único contacto que tuve con la población afgana. Una vez a la semana y dentro de la propia base se montaba una especie de mercadillo ambulante, en el cual los afganos demostraban su idiosincrasia comerciante. Vendían de todo: piedras que se suponían preciosas, aunque el 99,99% eran falsas; lapislázuli; monedas, sellos, cachimbas, relojes… e incluso las famosas alfombras afganas, en las que ocurría como con las piedras preciosas. Lo llamábamos, como no podía ser de otra manera, “el rastro”. Los italianos se sorprendían del nombre. “Ma che dici, quello è il rastro”- nos preguntaban. Ellos lo llamaban simplemente “il zoco”. Era una ocasión para poder salir de nuestra rutina diaria. Siete días a la semana, 24 horas al día, ese era nuestro hogar y, que una vez a la semana algo nos sacara de esa rutina, era realmente gratificante, a la vez que chocante al pensar dónde estábamos.
    Estela Aerea-afganistan-9-.jpg


    Otro momento que me gustaría compartir con vosotros, es un tanto surrealista. Os cuento. Resulta que al lado de la base había un cementerio de material de guerra de la época soviética. Como yo estaba en el módulo de telecomunicaciones alguna vez tenía que ir a la torre de control de la base, que era la misma que controlaba el aeropuerto civil. Este era el lugar más elevado de la base. Desde aquí se podía ver el cementerio del que os hablo. Al final de la misión y junto con un compañero también aficionado a la fotografía, conseguimos, después de dar y dar la lata a los jefes, que nos dejaran salir acompañados por la policía afgana a visitar este cementerio.
    Estela Aerea-afganistan-10-.jpg


    No pudimos hacer fotografías en todos los lugares que hubiéramos querido, pero os aseguro que fue realmente espectacular estar rodeado de cientos de carros de combate destrozados, cañones, ak-47 kalashnikov y diverso material de la época soviética. Allí se encontraban dos soldados afganos al cuidado de todo aquel material obsoleto. La verdad es que nunca supe si estaban allí destinados o si realmente estaban allí abandonados, ya que las condiciones en las que vivían no eran del todo, digamoslo así, dignas.
    Estela Aerea-afganistan-11-.jpg


    En consecuencia, Afganistán supuso en mí, fotográficamente hablando, un giro total. Mi prioridad son ahora los retratos sociales. Intentar mostrar la relación de la gente, de la sociedad, con su entorno. Y eso lo debo a este país y sus gentes. Otra consecuencia de mi estancia allí es que ahora aparece en el primer lugar de mi debe regresar a este país. En otras circunstancias en las que viajé por primera vez. Más a la aventura y, si Dios quiere, reencontrarme con un país libre de opresiones talibán o libre de naciones dispuestas a echar sus redes para sacar tajada económica. Un país que encuentre de una vez, su identidad y sepa explotar lo maravilloso que puede llegar a ofrecer, que es mucho.
    Estela Aerea-afganistan-12-.jpg


    Como datos de interés para conocer un poquito mejor este país os diré que el nombre oficial que recibe es el de República Islámica de Afganistán. Que tiene una superficie de unos 650.000 kilómetros cuadrados, lo que significa que es en torno a los 145.000 kilómetros cuadrados más extensa que España. Su población estimada es de aproximadamente 30 millones de habitantes, aunque realmente son estimaciones, puesto que por la complejidad de su orografía y el reparto demográfico, ha sido realmente difícil realizar un censo fiel a la realidad. La capital de esta república islámica es la ciudad de Kabul, situada en el medio-este del país. Otras ciudades importantes del país son Kandahar, Mazar-e Sharif y Herat.
    Estela Aerea-afganistan-13-.jpg


    La cantidad de etnias que componen su población hacen imposible la predominancia de una lengua sobre otra. El 50 por ciento de la población habla el darí o persa afgano. El 35% el pastún. El resto son considerados tercer idioma en determinadas regiones o provincias, que es como está distribuido administrativamente el país. Estos idiomas son el uzbeko, turkomeno, pamiri o el pashi y así hasta 30 lenguas menores. La moneda actual es el afgani, completamente devaluado. En la actualidad con un euro conseguiríamos 60 afganis.
    Estela Aerea-afganistan-14-.jpg


    Aunque legalmente, la base de la economía afgana es el negocio de las alfombras y en menor medida de los frutos secos, como el pistacho, el verdadero soporte es todo aquel negocio relacionado con el opio. Es el mayor productor mundial de esta planta que sirve de base a la fabricación de numerosas drogas, como la heroína. En muchos casos, esta es la verdadera causa de la extensa corrupción que afecta a todas las cúpulas de la administración afgana. Todo esta corrupción está sostenida por los famosos señores de la guerra. Los señores de la guerra, no son tales señores. Son simplemente traficantes de opio, pero eso, es otra historia.

    Estela Aerea-afganistan-16-.jpg

    Para terminar, me gustaría compartir con vosotros un par de dichos afganos que definen perfectamente cómo es este país. En alguna ocasión ya los he compartido con vosotros a la vez que he subido alguna foto. El primero me lo contó un anciano de los que acudía al hospital italiano y dice así: Yo y mi país contra el mundo. Yo y mi provincia contra mi país. Yo y mi tribu contra mi provincia. Yo y mi familia contra mi tribu. Yo y mi hermano contra mi familia. Yo contra mi hermano. Una especie de “sálvese quien pueda”, que lo primero soy yo. Este dicho define cómo son los afganos. El otro, describe cómo es el país: Dios hizo el mundo en seis días y con lo que le sobró hizo Afganistán. Aunque como me dijo un día nuestro compañero Manuel Vilches (Marlo), este dicho, por desgracia, se puede aplicar a muchos lugares de nuestro mundo.

    Estela Aerea-afganistan-15-.jpg

    Jorge Ruiz Dueso
    Comentarios 70 Comentarios
    1. Avatar de frivera
      frivera -
      Nos has ofrecido una visión del país impagable. Muchas gracias.
      Si este viaje cambió tu concepto de la fotografía, debo felicitarte porque has adquirido la virtud de convertid lo que la mayoría consideramos una mala luz, dura y llena de luces altas y sombras duras, en algo queha contribuido a dar a tus imágenes ese aspecto tan personal e intenso.
    1. Avatar de SAURIAJ
      SAURIAJ -
      He alucinado con el reportaje, una maravilla del fotoperiodismo. Saludos
    1. Avatar de Trexec
      Trexec -
      Me lo he leido de un tiron, gracias por compartir tu experiencia.

      Saludos
    1. Avatar de MacJonnhy
      MacJonnhy -
      Un impresionante reportaje y reconocimiento por parte de OD a tu excelente trabajo por esas tierras, tanto a nivel fotográfico como humano.
      Que puedo decir de tus fotos que no te halla dicho ya, amigo.
      Un abrazo.
    1. Avatar de franmor
      franmor -
      Gracias por compartir tus experiencias y erriquecernos así a todos un poco más.

      Saludos.
    1. Avatar de mlastra
      mlastra -
      Gran reportaje acompañado de unas fotos que transmiten la dureza de ese pais y sus gentes, enhorabuena.





      Saludos,
    1. Avatar de JavierLt
      JavierLt -
      Un reportaje magnifico. Gracias por compartir con nosotros tus vivenvias y acercarnos un poquito a las gentes de este pais.

      Un saludo.
    1. Avatar de elenaburn
      elenaburn -
      Ostras Coque, que pasada de reportaje, acomodada en el salón de mi casa disftutando de un buen desayuno se me han revuelto las entrañas al leerlo

      Gracias por enseñarnos lo que ocurre en Afganistan

      Un besote
    1. Avatar de Antonio Martín
      Antonio Martín -
      Un buen documento, Enriquecedor. Gracias por ofrecerlo de una manera clara.
      Saludos.
    1. Avatar de MatiasLavva
      MatiasLavva -
      Fantástico el reportaje. Una completa visión de lo que acontece en ese país.

      Un saludo.
    1. Avatar de Sentinel
      Sentinel -
      Me descubro ante este relato, coque. Volveré a leerlo más pausadamente en unos días, hay mucho que digerir en lo que cuentas y en lo que muestras.

      Mi más sincera enhorabuena por tu "doble", o triple, trabajo en Afganistán, tanto profesional, como personal y fotográfico.
    1. Avatar de tem40k
      tem40k -
      joe, impresionante. Gracias por compartirlo con nosotros.
    1. Avatar de ruhey
      ruhey -
      IMPRESIONANTE, se dice pronto 5 meses, como fotos me gustan la 3a y la antepenúltima, pero como experiencia me quedo con todo el reportaje, me ha calado.
      Enhorabuena.
    1. Avatar de Marabayu
      Marabayu -
      No se si me han impresionado mas tus fotos que tus comentarios, comentas que estas como experto en comunicaciones/informático, pero tanto en fotografía como en periodismo también lo demuestras, salvo la penúltima foto, la de la madre con la niña, esas miradas reflejan una tremenda falta de esperanza, no se que foto me gusta mas. Enhorabuena y gracias por compartir.
    1. Avatar de conchita13
      conchita13 -
      magnifico pero terrorifico a la vez y lo que más me preocupa es que no hay solución gracias por el reportaje
    1. Avatar de hartza
      hartza -
      Muchas gracias Coque, por acercarnos un poco a ese país tan desconocido a pesar de estar todos los días en las noticias. Un estupendo reportaje social...y como dices, casi sin salir de la base...así que qué debe ser el Afganistán "profundo" ? . Un saludo.
    1. Avatar de Juanraphoto
      Juanraphoto -
      Un reportaje ablsolutamente perfecto.
    1. Avatar de Chavi
      Chavi -
      Un reportaje muy bien hecho, sip, con unas fotos en general muy buenas. Una experiencia inolvidable. Un saludo.
    1. Avatar de Mario V
      Mario V -
      No soy nada original si te digo que esta serie me tiene ganado, ya conocíamos parte de tus fotografías pero ahora hemos podido disfrutar y descubrir el contexto de las mismas. Buen reportaje de tus vivencias que tan bien has sabido transmitir.
      Todo un orgullo tener compañeros como tú. Un saludo y nos vemos en el foro.
    1. Avatar de Kaxkarina
      Kaxkarina -
      Me llama mucho la atención ver cómo apenas ninguno de los fotografiados sonríe a la cámara, reflejo de su dura existencia. Excelente reportaje, gracias por transportarnos allá.