Registrarse
  • Konica

    -konica-c35-ef_1.jpg


    La marca Konica es la empresa japonesa más antigua de la industria fotográfica. Su actividad se inició en la farmacia Konishi-ya Rokubei Ten, la más importante de Tokio, propiedad de Sugiura Rokuemon V, en el año 1873, cuando entró en la empresa su hijo Sugiura Rokusaburō, que amplió la actividad del establecimiento a la venta de productos fotográficos.

    Cuando el hijo se hizo cargo de la empresa en 1979, cedió el comercio farmacéutico a su hermano menor, quedándose con el negocio del material fotográfico con el nombre Honten Konishi Rokuemon, abreviado como Honten Konishi, estableciéndose en Nihonbashi, Tokio. Un año después, 1980, se convirtió en agente de Kodak en Japón, e importaba los productos de Ilford Ltd. En 1882 empieza a producir las primeras cámaras que eran elaboradas por carpinteros artesanos subcontratados como Toshinosuke Hasegawa y Kamejirō Tojo.

    En 1902, la empresa creó una filial, la Rokuoh-sha, dedicada a la fabricación de cámaras, que un año después, en 1903, lanzó al mercado la cámara de mano Cherry (Cerezo), que fue la primera cámara japonesa portable y la primera con una marca propia. Fue hecha en la fábrica subcontratada de Kubo. Se trata de una cámara de cajón sumamente sencilla, una recreación de la Little Niper de la inglesa Butcher, que emplea placas de 5,5x8cm. Su sencillez permitía su empleo incluso por niños y le permitía tener un precio asequible. Se sacaron tres modelos de la “Cherry y su comercialización se mantendría hasta 1920.

    En 1906, la fábrica de Hasegawa Toshinosuke, uno de los subcontratistas, se convirtió en el taller de carpintería de Rokuoh-sha, aunque gran parte de la labor de construcción de la Cherry seguía realizándose en los talleres de otros subcontratistas que, finalmente, en 1919 se fusionarían a la empresa madre.

    En 1909 saco las cámaras Idea, cámaras de fuelle que empleaban placas de vidrio de diversos tamaños. Su estructura es la clásica en este tipo de cámaras, estaba formada por una caja de madera en cuyo respaldo se encuentra el vidrio de enfoque y en la parte frontal la tapa, que al abrir, mediante unos raíles, desplaza el objetivo hacia adelante y extiende el fuelle. Estas cámaras siguieron produciéndose hasta 1940.

    También en 1.909 saca su cámara vertical de fuelle Pearl (Perla), sacaba fotogramas de 8x10,5 sobre película de formato 118, tenía el cuerpo fabricado en madera y la tapa y los mecanismos del raíl en metal.. Esta cámara fue la primera cámara japonesa en emplear película fotográfica. Este modelo daría inicio a una amplia serie de cámaras, que inicialmente emplearan formatos de película bastante grandes como el 122 (fotogramas de 8x10,5cm y 8x14). Para finalmente, en la Pearl nº2 (1923-1931), pasar al formato 120 con fotogramas de 9x6. Esta cámara sufrirá un importante cambio en 1938, disminuyendo el formato a película 120 con fotogramas de 4,5x6cm, lo que permite reducir el fuelle, adoptando el formato de la Ikonta A de la casa Zeiss. Este último modelo extendería su producción hasta 1958.

    1921, la empresa, ya fusionada, se ha transformado en el principal fabricante japonés de cámaras fotográficas y se hace cargo del negocio el hijo mayor de y pasa a convertirse en G.K. Konishiroku Honten. (Konishiroku es una mezcla de Konishi y Rokuemon).

    En 1923, la empresa Konishiroku fundó la Konishi Professional School of Photography de Tokio, que tras diversas vicisitudes se ha convertido en una prestigiosa escuela de fotografía dentro de la Universidad Politécnica de Tokio.

    En 1925 se presenta la cámara Pearlette. Se trata de una cámara de fuelle de pequeño formato, que emplea película 127 con fotogramas de 4x6,5cm, claramente es una copia de la Piccolette de Contesa-Nettel, que a su vez está inspirada por la Kodak Vest Pocket, la cámara para la que fue ideada la película 127. En este tipo de cámaras, en lugar de abrirse la tapa mediante una bisagra, se desplaza íntegramente hacia adelante con el objetivo mediante un mecanismo de tijera. La Pearlette es la primera cámara japonesa que se fabrica en serie. Su producción se extenderá hasta finales de los 40.


    -konica_1.jpg


    En 1929, abre un nuevo frente al convertirse en el segundo fabricante japonés de película fotográfica, con la marca Sakura. Aunque la marca no alcanzó la importancia de otras compañías como Kodak o Fuji, sus películas eran consideradas de gran calidad. 1940 Lanzamiento de la primera película japonesa en color, la Sakura Color. A mediados de los 80 lanzo las gamas Sakura AR, Sakura SR-V y Sakura AR-S, a principios de los 90 las Sakura Super AR y la Sakura Super XG, para terminar con la Sakura VX en 1999.

    En 1931 se lanza el primer objetivo comercial de fabricación japonesa, el Hexar. El nombre proviene del prefijo griego “hexa” que significa seis, lo mismo que el símbolo japonés “roku” (六), que también significa “seis”, y es el principio del nombre del fundador Rokuemon. Fue diseñado por Hiro Mori, con la ayuda de Yamada Kögorö, se trata de un objetivo de cuatro elementos en tres grupos y es una copia del prestigioso Zeiss Tessar. Los dos primeros modelos fueron un 115mm f:4.5 y un 105 f:4,5 y fueron ,montados en la versión tropical de la cámara Lily. Se fabricaron numerosos modelos de diverso tipo, tanto bajo el nombre de Hexar como en el posterior de Haxanon.

    -konica_2.jpg


    A partir 1936 se pasó a denominar KK Konishiroku, aunque tanto cámaras como objetivos siguen indicando que están fabricadas por Rokuoh-sha, el nombre de la división de fabricación.

    En abril de 1943 cesaron sus actividades mayoristas y minoristas y la empresa fue reorganizada Konishiroku Shashin Kogyo KK, fijando su sede en Yodobashi, Tokio y abandonando definitivamente el nombre Rokuoh-sha. Terminada la II Guerra Mundial, durante la ocupación americana, pasó a denominarse Konishiroku Foto Industry Co.

    En 1947, la empresa saco una cámara telemétrica de 35 mm y para darle nombre empleó la palabra Konica, mezclando el inicio de su marca “Koni” con el sufijo “ca” de cámara, como ya habían hecho la “Lei-ca” y “Yashi-ca”. La Konica era una telemétrica muy sencilla, sin prevención de doble exposición ni sincronización. Empleaba un obturador Konirapid, con velocidades de 1 a 1/500, más T y B y un objetivo Hexar f:3.5 50mm. Como curiosidad, llevaba escrito “Made in Occupied Japan. Esta línea se mantendría con sucesivos modelos hasta los años 60.

    Esta cámara se basaba en el modelo “Rubikon”, desarrollado en 1938 y que no llegaría a salir a la venta a causa de que la guerra hizo que los esfuerzos se centraran en el diseño y fabricación de cámaras para la fuerza aérea. El chasis de esta cámara sería usado a partir de 1940 para la fabricación de la cámara “Rubicon” para fotografiar rayos X.

    Durante la década de los 50, el tiempo de fabricación de esta serie de cámaras, que van entre la Konica (I) y la Konica IIIM, fue la única cámara de la casa en emplear película 135, aunque se saco también la Konilette, que empleaba película de 35mm, sin perforación y con soporte de papel, como los 120.
    Aunque el producto estrella de Konishiroku era la Pearl, durante esta década se fabricaron más de cuatrocientas mil cámaras de este tipo. Estos modelos serían seguidos durante la siguiente década por la Konica S y otros muchos modelos.

    En 1952 sacó la Koniflex, una TLR estilo la Rolliflex y en ese mismo año inició la exportación de sus cámaras a Estados Unidos, donde, en 1956, establecería una filial en la ciudad de Filadelfia.

    En 1960 saca la Konica F, una cámara que le ha costado cinco años en diseñar y que además incorpora por primera vez el obturador Hi-Synchro, que lleva investigando desde 1953, un obturador planofocal metálico de cortinilla de recorrido vertical que era capaz de alcanzar la velocidad de 1/2000 y una sincronización de flash a 1/125. Unas características a las que no aspiraban las cámaras profesionales del momento. Este obturador es el antecesor del Copal Square que emplearon Konica, Mamiya y Pentax y que poco después daría como resultado el famoso Copal Square S usado por multitud de cámaras.

    Estas cámaras empleaban su propio sistema de montura, el Konica F, un sistema de bayoneta incompatible con el que sacarían posteriormente, la distancia focal de la brida fue de 40,5mm, uno de los más pequeños utilizados en las SLR de 35mm (la montura Nikon F tenía 46,5mm), con un diámetro de 40mm.

    Ese mismo año, 1960, Konishiroku compró la totalidad de las acciones de Taisei Koki (Ver compañía Taisei Koki), pequeño fabricante de cámaras fotográficas de Itabashi, Tokio, y se trasladó su actividad a una nueva factoría en Tsuru, Yamanashi. En 1968 desapareció esta compañía convirtiéndose en Konica Yamanashi, que sufriría diversas vicisitudes hasta convertirse en la actual Konica Minolta Electronics Co., Ltd.

    -konica_3.jpg

    En 1965 aparece la Konica Autoreflex, primera SLR japonesa con un obturador Copal Square S y la primera es poseer un automatismo en la exposición. Estas cámaras tienen la peculiaridad de poder elegir libremente entre el fotograma completo o el medio fotograma dentro del mismo rollo de película. Además, incorpora el sistema de bloqueo automático de la aguja, mediante el cual el fotómetro señala la f adecuada para velocidad seleccionada, al pulsar el disparador a la mitad, se bloquea el valor y se transmite a través de la montura al objetivo.

    La incorporación del automatismo de la apertura (AE), pese a ser un gran avance en la tecnología, no fue muy bien recibido por los puristas de la fotografía, que dudaban que un mecanismo como el bloqueo de la aguja pudiera tener la precisión suficiente, para ellos, lo correcto era poner en el objetivo la apertura sugerida por el fotómetro. Por este motivo no se extenderá el sistema hasta bien entrada la década de los 70.

    Con esta cámara, Konica saca una nueva montura, la Konica AR, que mantiene su distancia focal en 40,5mm, pero incrementa su diámetro hasta los 47mm. Los nuevos objetivos son bautizados con el nombre de Haxanon, lentes que son consideradas excelentes, sobre todo en las de distancias focales largas, superando en calidad a muchas otras marcas, siendo famosas por su acutancia y poder de resolución.

    En la Fotokina de 1974, presenta un modelo innovador para la época, la Konica C35 EF, que es la primera cámara de 35mm dotada de flash electrónico incorporado, algo que sólo se había empleado en las sencillas cámaras de formato 110. Además, el automatismo de la exposición, cuando era empleado el flash, realizaba un ajuste automático de la apertura dependiendo de la distancia de enfoque y de la luz ambiental. El sistema de medición era una célula CdS situada en la parte superior del objetivo, para adaptarlo a las diversas sensibilidades de las películas, de forma que al cambiarla, se cambiaba el orificio a través del que medía la luz, alterando la que recibía la célula.

    En la Fotokina de 1976 es presentada la Konica C35 AF, aunque no comercializaría hasta el año siguiente, un auténtico hito en la historia de la fotografía, se trata de la primera cámara comercial dotada de un sistema de autofocus. El sistema autofocus que se empleo es el sistema de tipo “pasivo” desarrollado y fabricado por Honeywell. El sistema es similar al de los telémetros ópticos, basado en la diferencia angular entre la superposición de la imagen recibida por dos receptores separados de la misma escena. Para ello emplea un conjunto de detectores junto a un microprocesador que detectan la superposición de la imagen. Dos años después, con la Canon AF35M, surgirían los sistemas autofocus “activos” que se harían más populares.

    -konica_4.jpg

    En 1978 Saca la Konica FS-1, la primera SLR con motor integrado. Una cámara totalmente electrónica que tenía la pega de quedarse inútil al agotarse las cuatro pilas alcalinas AA que llevaba. Su sucesora, la Konica FT-1, de 1983, sería la última SLR de la marca.

    En 1987 la empresa paso a denominarse Konica Corporation y la fabricación de cámaras prácticamente ha desaparecido, limitándose a diversos modelos de compactas, incluso digitales. En 2003 se fusionó con Minolta convirtiéndose en Konica-Minolta y en 2006 anunció el cese de la fabricación de material fotográfico. Las divisiones de película, papel, productos químicos y minilabs se cerraron, mientras la división de cámaras fotográficas se transfirió a la sección correspondiente de Sony. La empresa Dai Nippon compró la fábrica de Odawara y sigue produciendo papel con su propia marca.